Donald Trump durante su discurso en Alabama el pasado viernes - REUTERS Vídeo: A Trump tiene otro frente abierto: su yerno y asesor usó un servidor privado para tratar asuntos oficiales

Trump encuentra otro enemigo: el fútbol americano

El presidente de EE.UU. se enzarza con las estrellas y los clubes del deporte más popular del país en una nueva polémica que mezcla tensiones raciales y patriotismo

Corresponsal en Nueva YorkActualizado:

El último jardín en el que se ha metido Donald Trump es de césped artificial: el de los descomunales estadios de fútbol americano, el deporte más popular del país que preside. Los domingos es la jornada sacrosanta dedicada al fútbol americano -cerveza ligera y fría, pantallones de tv, alitas de pollo, camiseta extragrande con los colores del equipo- y el multimillonario neoyorquino entró ayer en ella como un elefante en una cacharrería. El asunto viene de lejos: Colin Kaepernick, uno de los mejores ‘quaterbacks’ -mariscal de campo- de la NFL (la liga profesional de fútbol americano), decidió el año pasado -en plena agitación política durante la campaña presidencial- protestar contra la opresión a las minorías raciales en EE.UU.: al sonar el himno antes del partido, se quedaba sentado, o con la rodilla en el suelo, en lugar de permanecer de pie como es tradición. Su actitud levantó una polvareda tremenda en EE.UU., donde los asuntos raciales son muy sensibles.

Otros deportistas siguieron su ejemplo, pero la polémica había desaparecido de la atención pública, centrada en lo deportivo en el inicio de la nueva temporada este mes. Hasta este viernes, cuando Trump se desató en un mitin en Alabama, desbocado como en plena campaña electoral. «¿No os encantaría que uno de esos propietarios de clubs de la NFL, cuando alguien le falta al respeto, dijera: ’Sacad a ese hijo de puta del campo ahora mismo, ¡está despedido!’?», preguntó a sus seguidores. Después acusó que esa actitud está «acabando» con el deporte (también protestó porque las normas sobre protección de los jugadores, que sufren en un alto porcentaje daños cerebrales irreparables para el resto de su vida, impiden que sea un deporte todavía más violento).

Los jugadores del Jacksonville Jaguar arrodillados ayer en señal de protesta
Los jugadores del Jacksonville Jaguar arrodillados ayer en señal de protesta- REUTERS

El exabrupto de Trump responde a un patrón desde su llegada a la Casa Blanca: ante la ausencia de victorias legislativas -Obamacare, reforma fiscal, financiación del muro con México- o judiciales -veto migratorio-, el presidente tira un hueso populista a sus bases, que no tienen apenas donde morder. Trump confía en que meterse en un asunto que mezcla la opresión racial con el patriotismo no le genera nuevos enemigos, pero sí le reafirma entre sus incondicionales, la clase media y baja blanca de la América profunda.

Como era de esperar, el comentario de Trump solo ha agitado a los deportistas -la gran mayoría de los jugadores de la NFL son negros-, a los clubs y a los aficionados. Roger Goodell, el principal responsable de la NFL, emitió un comunicado el sábado en el que calificaba las declaraciones del presidente como «divisivas» y decía que mostraban «desafortundamente una falta de respeto» por el deporte. Las críticas también llegaron de los más cercanos a Trump, como Robert Krart, dueño de los New England Patriots, los actuales campeones, un empresario que ha donó un millón de dólares para la investidura del presidente. «Estoy muy decepcionado con el tono del presidente», dijo Kraft.

También era de esperar que nada de esto importara a Trump, que avivó el fuego con un tiroteo de tuits ayer y el sábado, para reafirmar sus posiciones. Ayer, durante los partidos más jugadores que nunca hincaron la rodilla en señal de protesta. Otros entrelazaron sus brazos con sus compañeros en señal de unidad. Las protestas contagiaron a otros deportes: Stephen Curry y sus Golden State Warriors, campeones de la NBA, confirmaron que no harían la tradicional visita a la Casa Blanca; Bruce Maxwell, «catcher» de los Oakland Athletics se convirtió en el primer jugador profesional de béisbol en echar la rodilla al suelo durante el himno. Trump ha decidido jugar con las tensiones raciales en el deporte y ese es un partido de resultado incierto.