Internacional

Cuatro policías heridos tras ser atacados sus vehículos con cócteles molotov cerca de París

Una quincena de jóvenes de diversa procedencia étnica atacaron dos coches patrulla en un barrio conflictivo de la localidad de Viry Châtillon, al sur de la capital francesa

Vehículo polícial y furgoneta incendiados por cócteles Molotov lanzados por una quincena de individuos, este sábado en Viry-Chatillon, cerca de París
Vehículo polícial y furgoneta incendiados por cócteles Molotov lanzados por una quincena de individuos, este sábado en Viry-Chatillon, cerca de París - AFP
JUAN PEDRO QUIÑONERO - jpquinonero Corresponsal En París - Actualizado: Guardado en: Internacional

Cuatro policías resultaron heridos, dos de ellos de gravedad, este sábado por la tarde tras ser apedreados y atacados con cócteles molotov cuando patrullaban en coche por un barrio «sensible» de la «banlieue»/suburbio multicultural de Viry-Châtillon, cerca de París.

Un primer coche de policía patrullaba por el barrio de la Grande Borne cuando las fuerzas de orden fueron asaltadas por una quincena de jóvenes de la más diversa procedencia étnica, que les lanzaron piedras y bastones.

Un segundo coche de policía acudió con rapidez, con el fin de prestar apoyo y socorro. La banda de jóvenes franceses negros, en su mayoría, comenzó entonces a lanzar cócteles Molotov contra los dos coches patrulla. Los policías no pudieron salir de sus coches, hasta que los vehículos comenzaron a arder y los jóvenes violentos emprendieron la huida.

Dos de los agentes fueron ingresados en un hospital con quemaduras graves por el incendio de su vehículo, según informó a un canal de televisión el responsable del sindicato policial Alliance, Claude Carillo. Los otros dos policías resultaron heridos por las agresiones que sufrieron cuando acudieron en ayuda de sus compañeros.

En su retirada, la banda étnica violenta dio gritos y apedreó los coches particulares que se encontraban a su paso, antes que llegaran refuerzos antidisturbios.

Juzgados con «severidad»

El presidente de la República, François Hollande, y su primer ministro, Manuel Valls, reaccionaron con rapidez, insistiendo en que los autores de las agresiones contra cuatro policías serán perseguidos, detenidos y juzgados «con severidad».

Más allá del mero suceso, se trata de agresiones y violencias altamente simbólicas del estado de tensión permanente en el que se encuentran unos 780 suburbios, en París y otras grandes ciudades francesas, semillero bien conocido de «vocaciones» terroristas islámicas.

Toda la actualidad en portada

comentarios