Internacional

Chelsea Manning, de hacer huelga de hambre a lograr una operación de cambio de sexo en la cárcel

La militar estadounidense, que cumple 35 años de condena por filtrar documentos de Wikileaks, se convierte en la primera recluta de las fuerzas armadas de EE.UU. en someterse a una operación de cambio de sexo en la cárcel

La militar estadounidense, Chelsea Manning, en una foto de archivo
La militar estadounidense, Chelsea Manning, en una foto de archivo - REUTERS
ABC.ES - Actualizado: Guardado en:

Chelsea Manning, conocida antes como el soldado Bradley Manning, podrá someterse finalmente a una operación de cambio de sexo. De esta forma, terminará la huelga de hambre que comenzó el pasado viernes por la negativa del Ejército a concederle ayuda para su disforia de género.

«Soy Chelsea Manning», con estas palabras empezaba en 2013 el comunicado en el que hacía oficial su intención de cambiar de sexo. La que fuera soldado del Ejército de Estados Unidos cumple condena de 35 años por filtrar documentos clasificados a WikiLeaks. «A medida que me adentro a esta nueva fase de mi vida, quiero que todos sepan mi verdadero yo», dijo Manning en el comunicado.

Manning, de 28 años, que nació hombre pero que se sentía identificada como mujer, según reveló tras ser condenada por espionaje, intentó suicidarse en julio por, según sus abogados, la negación del Gobierno a un trato apropiado a su identidad. Como informaron sus representantes, los doctores que la atienden pidieron que la joven pudiera «tener el pelo largo siguiendo estándares femeninos», como parte del tratamiento a la militar, que comenzó una terapia hormonal en 2015, le sea permitido. El Gobierno lo rechazó.

Al convertirse ahora en la primera recluta a la que se le permitirá la operación dentro de una prisión, según apunta Univisión, Manning ha aplaudido que «el Ejército esté haciendo finalmente lo correcto». «Esto es todo lo que quería, que me dejaran ser yo misma», ha agregado.

«Sin embargo, es difícil no preguntarse por qué se ha tardado tanto. También, ¿por qué fueron necesarias unas medidas tan drásticas?», ha dicho en su comunicado, publicado por su abogado, Chase Strangio, de la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU).

El precedente Manning

Así, Manning ha recordado que se le recomendó la cirugía en abril de este año por su disforia de género, subrayando que espera que su caso «siente un precedente para los miles de personas transexuales que esperan que se les dé el tratamiento que necesitan».

Por su parte, Strangio ha dicho que «es un alivio que el Gobierno haya aceptado dar a Chelsea el tratamiento médico que necesita y al que tiene derecho legal», según ha informado la cadena de televisión estadounidense ABC.

La militar, de 28 años, que nació con un físico masculino pero reveló tras ser condenada por espionaje que se sentía identificada como mujer, intentó suicidarse en julio por, según sus abogados, la negación del Gobierno a un trato apropiado a su identidad.

De acuerdo a los representantes de la presa, los doctores han recomendado que como parte del tratamiento a la militar, que comenzó una terapia hormonal en 2015, le sea permitido «tener el pelo largo siguiendo estándares femeninos». El Gobierno lo ha rechazado.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios