Internacional

Al altar en helicóptero sin permiso de aterrizaje

El nieto de un jefe mafioso celebra su boda aterrizando en helicóptero en el centro histórico de su pueblo en Calabria

Imagen de los novios tras llegar a la boda en helicóptero
ÁNGEL GÓMEZ FUENTES Corresponsal En Roma - Actualizado: Guardado en:

Fue un matrimonio estelar: Al altar los novios Nino y Aurora llegaron a bordo de un helicóptero. Para su aterrizaje tuvo que cerrarse durante horas el centro histórico de Nicotera, pueblo de la provincia de Vibo Valentia, en la región de Calabria, al sur de Italia. Con el fin de celebrar por las alturas su matrimonio, Nino Gallone, 31 años, que en 2011 fue sorprendido por los carabineros (policía militar) regando una plantación de cannabis, no ha querido privarse de nada. Los coches de lujo se los dejó para los cientos de invitados. Nino ha querido impresionar con un vuelo panorámico en helicóptero llevando a su bella Aurora, 26 años, hasta la misma puerta de la Iglesia en pleno centro histórico. Los novios han podido admirar a bordo de un pequeño helicóptero Rototech la puesta del sol sobre la costa calabresa, mientras los 400 invitados esperaban divertidos en la plaza. Ni siquiera se había solicitado el correspondiente permiso de vuelo y de aterrizaje. Nunca se había visto nada igual en Calabria y mucho menos en Nicotera, pueblo conocido porque allí nació formalmente la dieta mediterránea, cuyos efectos benéficos en este ángulo de la Calabria que se asoma al mar Tirreno son evidentes en la población, según los estudios hace más de medio siglo realizados por el americano Ancel Keys con un grupo de expertos.

Demostración de supremacía

De inmediato, todo el mundo sospechó que en el lujo desenfrenado de la boda podía haber alguna relación con la ‘ndrangheta, la célebre mafia calabresa, la más poderosa de las organizaciones criminales por su control del tráfico de droga en el mundo. Es habitual, en los lugares con gran influencia de la mafia, que personajes que controlan clanes influyentes hagan una demostración de poder para reflejar su supremacía. El novio Nino Gallone, además de algún antecedente penal –fue detenido cuando regaba 650 plantas de cannabis–, es nieto de los Mancuso, familia de la ‘ndrangheta que controla este territorio en el campo de la usura, narcotráfico y extorsiones. Se da el caso, además, de que el ayuntamiento de Nicotera había sido ya disuelto en dos ocasiones en el último decenio al estar infiltrado por la mafia. El alcalde, Franco Pagano, manifestó que la autorización para el aterrizaje del helicóptero no le correspondía a él, sino a la oficina técnica del ayuntamiento. La policía municipal también se justificó señalando que estaban completamente al margen de la operación y que ni siquiera habían sido informados sobre las vallas colocadas en la plaza Castello donde aterrizó el helicóptero. Suele ser habitual la «omertà» (la ley del silencio) en las zonas con gran influencia de la mafia. Así que ni siquiera los carabineros, al mando del capitán Francesco Mazone, obtuvieron respuestas convincentes en el ayuntamiento: Ni del alcalde ni de los policías municipales. Nadie sabe nada. Demasiados los puntos obscuros. Pero la fiscalía de Vibo Valentia ha abierto una investigación para aclarar la rocambolesca historia. En Nicotera, municipio situado entre Rosarno y Limbadi, dos pueblos que son considerados fortalezas de la ‘ndrangheta, todo es posible porque los clanes mafiosos dictan las reglas e imponen su ley.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios