Familia - Vida sana

Mitos sobre la gripe en niños

No todas las recomendaciones son siempre acertadas ni están basadas en la experiencia científica

Mitos sobre la gripe en niños

Las temperaturas empiezan a descender y la sombra de la gripe se va acercando cada vez más. A pesar de ser un fenómeno recurrente, cada año aparecen múltiples consejos y recomendaciones sobre qué hacer y qué no hacer para prevenir el contagio de la influenza estacional, que es como se conoce al virus de la gripe que nos afecta a partir de los meses de otoño hasta marzo aproximadamente.

Muchas de las recomendaciones van dirigidas a evitar el contagio de la gripe en niños. Sin embargo, no todo lo que se dice es verdad: existen mitos que durante años se han ido expandiendo y a día de hoy siguen circulando y generando confusión entre padres y cuidadores. El doctor Javier Macías, pediatra del centro Sagrado Corazón de Valladolid y especialista de Doctoralia, arroja luz sobre algunos de los principales mitos para descubrir si son verdad o no.

Los niños han de vacunarse contra la gripe: falso

«En España no se recomienda la vacunación universal en niños. Únicamente en caso de que padezcan alguna enfermedad crónica o si conviven con adultos en situaciones de riesgo», afirma el doctor Macías. Por ejemplo, niños con asma, diabetes o enfermedades cardíacas, o bien aquellos que convivan con personas mayores o adultos que puedan padecer algunas de las enfermedades crónicas citadas.

Los síntomas son los mismos en niños y en adultos: falso

Hay que distinguir según la edad del niño, pues no todos presentan la misma sintomatología que los adultos. En el caso de niños mayores, «sus síntomas sí son similares a los de los adultos: fiebre, tos, congestión nasal, dolor de garganta, vómitos, diarrea…», señala el doctor Macías. Pero en el caso de niños más pequeños, la gripe se puede manifestar de forma menos evidente, con síntomas como fiebre sin causa aparente, somnolencia o pérdida de apetito.

La gripe disminuye las defensas y facilita que los niños contraigan otros virus: cierto

Tal y como explica el pediatra, «el virus de la gripe es el que altera en gran medida la barrera defensiva y facilita que pueda haber infecciones simultáneas por otros virus y bacterias». También hay que tener en cuenta el caso contrario: niños que tienen una enfermedad vírica son más susceptibles de contagiarse ya que su barrera inmunitaria es más débil. Es lo que se conoce como reactividad cruzada.

Los niños son más inmunes a la gripe si ya la han padecido anteriormente: cierto

Así lo justifica el experto: «la gripe es una enfermedad que deja inmunidad. De hecho cuando un niño se infecta por un tipo de virus gripal, será inmune para ese virus, pero también se refuerza su memoria inmunológica para otros virus gripales que ya haya padecido. Este mecanismo es especialmente fuerte para la primera infección gripal que hayamos padecido en nuestra vida. Es decir, las distintas gripes que vamos pasando nos crean inmunidad para ese virus y, además, refuerzan la que ya teníamos para los anteriores virus que nos habían infectado».

Existen gripes «mal curadas» y por eso muchos niños recaen: falso

«La gripe “mal curada” no existe; no tenemos ningún fármaco que cure la gripe, por lo que no puede estar “mal curada”. Lo que puede ocasionar la gripe son complicaciones, a veces leves y en ocasiones graves». La complicación más frecuente en niños es la otitis media, pero pueden darse casos más graves que impliquen neumonías, encefalitis o insuficiente renal. Sin embargo, según el experto, «estas complicaciones graves son raras cuando no existen enfermedades previas. Es importante entender que la aparición de estas complicaciones depende del virus que infecta al niño y de su estado previo de salud, no del tratamiento que hagamos para combatir la gripe, que casi en el 100% de los casos sólo será sintomático». Es decir, se combaten los síntomas que ocasiona la gripe para encontrarnos mejor, pero no la gripe en sí.

Lavarse las manos puede prevenir el riesgo de contagio: cierto

Es la medida más importante para prevenir las infecciones respiratorias, incluida la influenza estacional, tanto entre adultos como en niños. «Si practicamos esta sencilla medida higiénica, reduciremos en un gran porcentaje el riesgo de contagio», puntualiza el pediatra. También es importante que los niños se cubran con la manga al toser, y que no acudan al colegio si están enfermos.

Los niños que pasan mucho tiempo con sus abuelos han de vacunarse: falso

Sólo en caso de que los abuelos de los niños padezcan alguna enfermedad crónica o tengan la barrera inmunológica débil, los más pequeños deberán vacunarse. Es lo que se conoce como «estrategia nido», en la que se vacunan todos los miembros de una familia que convivan con un paciente de riesgo.

El aumento de las temperaturas debilita el virus de la gripe y disminuyen los contagios: falso

Sería razonable pensar que si las temperaturas medias aumentan, los casos de gripe disminuyan. Sin embargo, «dada la gran variabilidad y capacidad de adaptación que conocemos del virus gripal, no sería descartable que se pueda adaptar a la nueva situación», aclara el doctor Macías. Por tanto, padres, educadores y todas las personas que están en contacto con niños no deben bajar la guardia a pesar del calentamiento global.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios