Familia - Padres hijos

¿Se debe llevar a los bebés en brazos siempre?

Semana internacional de la crianza en brazos

¿Se debe llevar a los bebés en brazos siempre?

Casi todos los temas que hablan de crianza y educación levantan gran polvareda y los defensores y detractores salen de todas partes. El porteo es un sistema para transportar a los niños que cobra gran protagonismo en la Semana de la Crianza en Brazos. Expertos exponen las ventajas y desventajas que supone, tanto para la madre como para el bebé.

A favor

-Beatriz y Arantxa son las fundadoras de El Último Koala, dos tiendas en Madrid especializadas en portabebés ergonómicos, productos de maternidad y lactancia. Se muestran a favor del porteo. Desde su experiencia exponen las ventajas de este método de transporte.

-Facilita el desarrollo psicomotor del niño.

-Previene la displasia de cadera y la plagiocefálea postural, existiendo ya artículos científicos que lo respaldan.

-Reduce cólicos, reflujos y gases, tanto por la posición vertical como por el movimiento que se produce al portear.

-Ayuda a regular la temperatura y el ritmo cardíaco, son múltiples los beneficios del contacto piel con piel, por lo que cada vez se utiliza más en los hospitales mediante el método madre canguro.

-Favorece la lactancia: El contacto físico ayuda a regular la producción de las hormonas que intervienen en el proceso de la lactancia (oxitocina y prolactina). Además, la cercanía con el bebé ayuda a interpretar y poder responder a las primeras señales de hambre. Hay portabebés que permiten amamantar fácilmente mientras la madre realiza otras tareas.

-Ayuda a crear un vínculo de apego con el cuidador. El contacto físico proporciona seguridad al bebé. Teniendo sus necesidades afectivas cubiertas, establece su base a partir de la cual puede empezar a explorar el mundo. Los niños que establecen un apego seguro son más independientes.

-Favorece la interacción con el entorno y el aprendizaje. El bebé recibe más estímulos al ir porteado que cuando es transportado en un carrito. El porteo permite al bebé tener contacto visual permanente con el rostro de su cuidador y así empezar a interpretar el mundo que le rodea.

-Los bebés porteados se sienten más tranquilos y seguros y esto incide en que sus niveles de estrés sean menores, se mejore la calidad y duración del sueño y lloren menos.

En cuanto a la madre:

-Ayuda al cuidado de la espalda y del suelo pélvico: si se portea al bebé desde el nacimiento la musculatura del porteador se va fortaleciendo progresivamente. El porteo ergonómico permite una distribución óptima del peso del bebé en el cuerpo del porteador frente a las malas posturas que adoptamos al coger al bebé sin ningún dispositivo.

-Reduce el estrés puerperio y la depresión postparto. Hay estudios científicos que demuestran que se reduce hasta en un 50% en las madres que mantienen a sus bebés junto a ellas tras el nacimiento. El contacto físico favorece la generación de oxitocina, hormona directamente relacionada con los comportamientos maternales.

En contra

Aunque no se manifiestan en contra, la AEDP (Asociación Española de Pediatría) hace unas recomendaciones sobre su uso, porque mal llevado, puede perjudicar al bebé y ala madre.

-Nunca hay que dejar de vigilar al niño. Las vías aéreas tienen que estar siempre abiertas, sin obstrucciones. La cabeza del bebé siempre descubierta y no pegada al pecho.

-Hay que dejar que el aire corra puesto que la acumulación de anhídrido carbónico puede adormecer al niño y provocarle un paro cardiorespiratorio.

-Una mala postura también puede causar lesiones neurológicas muy graves.

-Aunque hay mochilas portabebés que aguantan hasta 20 kilos, no es recomendable para la madre. Llevar todo ese peso colgado de los hombros durante mucho tiempo es muy perjudicial para la espalda.

-Mucho cuidado con las caídas. Con un bebé colgado cambia el equilibrio y la madre no se ve los pies. El riesgo de tropezar aumenta, y el bebé cae con la progenitora.

.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios