Navidad

Consejos para organizarse bien para fin de año y año nuevo sin gastar mucho y estresarse

Actualizado:

Si hay algo que caracteriza a los días navideños es el estrés de quienes reciben en casa sus familiares. Comprar, cocinar, poner la mesa, recoger, limpiarlo todo…Cuando ya parece que respiramos porque se ha terminado la Nochebuena y la Navidad, en una semana queda todavía la cena de fin de año y la comida de año nuevo. La clave para no sufrir más de la cuenta tanto si se está de vacaciones como si se está trabajando es organizarse.

Pepa Tabero, creadora del blog asesoría doméstica y logística familiar y administradora del grupo de Facebook del mismo nombre en el que se resuelven infinidad de dudas sobre el hogar, nos ayuda con unos consejos muy prácticos a la hora de pasar el resto de las fechas

Consejos para organizarse con la cena de fin de año y la comida de año nuevo:

•Una semana antes hay que ir vaciando el congelador, gastando lo que haya dentro, para hacer sitio.

•Se piensa en la gente que va a comer, niños incluidos, se anota el menú, se hace la lista y se va comprando y congelando, aprovechando las ofertas, que hay muchas.

•A última hora se compra solo lo imprescindible (que en realidad es muy poco porque incluso el pescado y la carne se pueden tener congelados)

•La cena de fin de año con un plato potente al horno, que lo cocina solo.

•Los entrantes que no sean húmedos se dejan preparados tapados y los que humedezcan el pan se dejan preparados las tostadas y lo que se le ponga encima para sólo ir colocando.

•El asado se mete al horno a terminar de asar y recalentar durante los entrantes, o se emplata en la cocina y se calienta en el microondas.

•Si se cena guiso de carne se puede hacer días antes y congelar sin ponerle patatas que se fríen a cuadraditos la misma tarde del 31, se revuelven con salsa del estofado y se da un hervor que queda estupendo sin tener casi que cocinar.

•El almuerzo del día 1 se hace con lo que sobró el día 31 y una sopa que, o se hace el mismo día o se hace días antes, se congela y sólo se le añaden los fideos.

¿Cómo nos organizamos si viene mucha gente a comer?

•Primero comen los niños, sobre las 9, asistidos por los papás. Los niños suelen cenar pronto así que, aunque sea un día especial, tendrán hambre a esa hora.

•Después se les pone una película especial o se ponen a jugar entre ellos.

•Luego ya cenan los mayores.

•Si somos muchas personas, pongamos más de veinte, una opción muy buena son los platos desechables que hoy en día los hay muy bonitos, no de plástico precisamente.

•Si se quiere usar la vajilla buena, la mejor opción para organizarse es entre todos se van pasando los platos en la mesa y dos o tres personas se encargan de el primer plato, otras dos o tres del segundo…es decir, entre todos.

•La anfitriona debe dirigir bien cómo organizar la salida de los platos de la comida al salón y después recogerlo. Si todo el mundo se levanta, en lugar de estar bien organizados, se arma más lío.

•Hacer el café por la tarde y guardarlo en termos. Igual que la leche. Ponerlo en una mesa camarera cerca de la mesa principal para no tener que levantarse de la mesa y hacerlo.

•En esa misma mesa camarera se ponen los platitos y tacitas del café, así como las cucharillas, el azúcar y la sacarina.

•Dejar antes de empezar el lavaplatos despejado y la cocina lo más recogida posible. Tres personas son ideales para recoger. Una lleva los platos, otra les pasa un agua antes de meterlo en la máquina y la tercera los mete en el lavaplatos.

•Cuando la gente te diga: ¿llevo algo? No decir, trae lo que quieras. Así evitaremos juntarnos con postres repetidos. Organizar y pedir bien: unos un aperitivo, otros el postre, otros una bolsa de hielo, otros el vino, otros los dulces navideños…Se supone que estamos en familia o con gente muy cercana y existe la confianza suficiente como para aceptar el ofrecimiento.

Pero el mejor consejo es, sobre todo, disfrutar y pensar que si bien es verdad que nos gusta tener una casa limpia, recogida y ordenada, tampoco hay que exigirse demasiado en días festivos. Es más importante disfrutar de las personas.