Miguel I de Rumanía
Miguel I de Rumanía - ABC

El nieto del Rey Miguel de Rumanía se casa con una periodista

«Tengo el placer de anunciar mi compromiso con la Señorita Alina Maria Binder. La petición de matrimonio se hizo en el mes de julio de este año, durante unas vacaciones que pasamos juntos en Cornwall, Reino Unido», señaló Nicolás Medforth-Mills

MADRIDActualizado:

Nicolás Medforth-Mills, el único nieto del Rey Miguel I de Rumanía, anunció este lunes que se casará el próximo año con Alina Maria Binder, una joven periodista rumana, al tiempo que el monarca confirmó que mantiene la exclusión de Nicolás de la línea de sucesión a la corona.

«Tengo el placer de anunciar mi compromiso con la Señorita Alina Maria Binder. La petición de matrimonio se hizo en el mes de julio de este año, durante unas vacaciones que pasamos juntos en Cornwall, Reino Unido», señaló Nicolás, de 32 años, en un mensaje publicado en la red social de Facebook.

Y prosiguió: «Alina es una persona especial para mí y deseo que juntos asumamos un nuevo capítulo en nuestras vidas. He compartido esta feliz noticia con mi abuelo, Su Majestad el Rey Miguel y familia. Estamos encantados de haber recibido su bendición y sus mensajes de felicitación».

El Rey respondió a su nieto, deseándole felicidad y paz, así como fuerza de tomar las decisiones correctas. Su Majestad mencionó otra vez que la decisión de retirar el título de príncipe de Rumanía y el calificativo de Alteza Real, así como la decisión de sacar a Nicolás de la línea de sucesión permanecerá sin cambios después de su matrimonio.

Binder, de 29 años, estudió Relaciones Internacionales en la Universidad de Bucarest y es redactora en un portal sobre la monarquía rumana.

Fuera de la línea de sucesión

El 1 de agosto de 2015, el rey Miguel firmó un documento por el que retiró a su nieto Nicolás, hijo de la princesa Elena, el título de príncipe de Rumanía y el tratamiento de Alteza Real. «En calidad de jefe de la casa y familia real de Rumanía, el rey Miguel tomó las decisiones mencionadas pensando en una Rumanía venidera, tras la muerte de su hija Margarita, heredera de la corona», indicaba el comunicado oficial de entonces.

Sin mencionar la razón concreta por la que tomó tal decisión, afirmó que «la familia real y la sociedad rumana (...) necesitarán un dirigente bajo el signo de la modestia, bien equilibrado, con principios morales y siempre pensando en los demás".

Nicolás había recibido el título de príncipe en 2010, colocándose tercero en la línea de sucesión dinástica. El Rey, que abdicó tras la llegada al poder de los comunistas hace casi 68 años, designó en 2007 a su hija primogénita, la princesa Margarita, como sucesora al trono, a la que luego, en 2016, cedió su título de monarca, después de que los médicos le diagnosticaran una leucemia crónica.

Rumanía es una república desde el final de la Segunda Guerra Mundial y, desde la caída del régimen comunista en 1989, una democracia, en la que, según diversos sondeos, un 30 % de la población aprobaría la reinstauración de la monarquía.

Miguel I, hijo del rey Carlos II y de Elena de Grecia, reinó en Rumanía entre 1927 y 1930 bajo regencia y, luego, entre 1940 y 1947. El exsoberano vivió exiliado cincuenta años en Versoix (Suiza) con su esposa Ana de Borbón Parma, con la que tiene cinco hijas, y regresó en 1997 a Rumanía, donde recuperó parte de su patrimonio.