La solidaridad de sus compañeros continúa en la Gremial
La solidaridad de sus compañeros continúa en la Gremial - Jaime García
Sucesos

El taxista al que le cortaron el cuello: «Tengo miedo; me va a costar volver a coger el volante»

Un joven de 20 años se ha entregado en la comisaría de Villa de Vallecas como presunto autor del ataque

MadridActualizado:

Manuel, nombre ficticio, el taxista peruano de 37 años al que dos desalmados cortaron el cuello en Móstoles la madrugada de domingo tras coger el servicio en la estación de Sierra de Guadalupe (Villa de Vallecas) y luego le robaron el móvil, el GPS y los cien euros de recaudación, estará de baja cerca de un mes. Ese es el tiempo que los médicos calcularon ayer que tardarán en curar sus heridas.

Eso le dijeron por la mañana en la mutua para enviarle después a Urgencias, dado que tenía muchas molestias. Ahí, tras atenderle, le mandaron a su casa dado que sus problemas son los normales tras haber sufrido una herida de esas características: de extremo a extremo del cuello, en la parte izquierda más penetrante, junto al corte en la nuca cuando salía del taxi tras estrellarse para que los delincuentes le soltaran. Eso sí, los facultativos detectaron que tiene un músculo afectado por las cuchilladas, además de que la hinchazón hace que tenga muchas disficultades al tragar.

Con todo, a pesar de las lesiones físicas, las secuelas psicológicas tardarán más en curar. La pesadilla que vivió en esos minutos infernales en los que pensó que le iban a matar hacen que parezca otra persona, según su mujer.

«La procesión va por dentro»

«Se muestra callado, ensimismado; irreconocible, aunque trate de disimular, la procesión va por dentro», explica Félix Moreno, su gestor. «A saber si volveré a coger el taxi; me va a costar mucho, me da miedo», ha explicado a sus íntimos. Sin embargo, su pareja, a pesar de que le ve muy tocado, confía en que al final superará la pesadilla que ha vivido y volverá a su rutina y a su trabajo. «No le quedará más remedio pues tiene que ganarse la vida. Yo estaré encantado de que vuelva», indica Moreno.

Mientras, la Asociación Gremial del Taxi, a la que pertenece la víctima, un asalariado del volante, sigue recaudando fondos para ayudar a su familia durante la baja.

Tiene tres hijos de 15, 9 y 8 años, y llegó a España hace un año. En su país también ejerció como taxista, por eso, al poco de llegar al nuestro se sacó la cartilla que le habita para poder formar parte del gremio.

Sospechoso localizado

Un joven de 20 años, de nacionalidad española y sin antecedentes, se ha entregado esta madrugada en la comisaría de Villa de Vallecas como uno de los presuntos autores de robar y rajar el cuello a un taxista el pasado lunes en Móstoles. Fuentes policiales han detallado que el miércoles se tomó declaración a la víctima y, posteriormente, sobre la 1.30 horas, uno de los dos supuestos autores de la agresión y robo se personó en dependencias policiales.