IGLESIAS DE MADRID

Nuestra Señora de la Misericordia: Fiesta del perdón en Vallecas

«La misericordia es el abrazo de Dios y la caricia de Nuestra Madre», dice su párroco José Luengo

Fachada de la Iglesia de la Misericordia
Fachada de la Iglesia de la Misericordia - ISABEL PERMUY
FRANCISCO SERRANO OCEJA Madrid - Actualizado: Guardado en:

Eran las cinco de la tarde. A las cinco de la tarde. Calle del Arroyo del Olivar, 100. De nuevo en Vallecas. Me gusta el espíritu reivindicativo, inconformista, que se palpa en Vallecas, en ésta también, una de las muchas Vallecas. Estoy a la altura de la parroquia de Nuestra de la Misericordia, que es además la sede de la Vicaría IV, así, con números romanos. Me cruzo con un señor, seguro ya jubilado, que acompaña a su esposa que conduce un carrito de niño. «Perdone -me dice- ¿es usted el periodista del ABC de las parroquias?». «Sí, señor, soy periodista y escribo sobre parroquias de Madrid en el ABC», le digo. «No, si yo le leo. Y ya le dije el domingo al párroco que esta semana nos tocaba a nosotros. Pero me contestó que no se acordaba. Sáquenos bien». «¿Es despistado su párroco?», pregunto. «No, es un hombre bueno y un buen sacerdote», me contesta. Fernando se llama este jubilado y Leonor es su mujer.

«¿Es despistado su párroco?», pregunto. «No, es un hombre bueno y un buen sacerdote», me contesta

Frente a frente, el campo de fútbol del Rayo Vallecano, su esquina más coqueta. Y una pared con una pintada que reza, y nunca mejor dicho: «No importa la división». Me la imagino en los muros de la Iglesia como una profecía bíblica y una definición de la misericordia. Eso es la misericordia, para la Iglesia no hay división ni divisiones. Mañana se clausura solemnemente en Roma el Año de la Misericordia del Papa Francisco.

En la parroquia de ese nombre, «la de la misericordia», que dicen los lugareños, el Año es todos los años. Pero este Año ha sido especial; su templo es templo jubilar y han estrenado la capilla de la Reconciliación, vamos, los confesionarios de toda la vida o, mejor dicho, de la nueva vida. Todo es gracia porque todo es misericordia.

Un hombre bueno

Le pregunto al párroco, José Luengo, que tiene ojos, mirada, hablar, gestos, de buen hombre y hombre bueno, de buen sacerdote y sacerdote bueno, por la misericordia, y me recita a vuela pluma, de la abundancia del corazón habla la boca, las letanías de la misericordia: «La misericordia es una ráfaga de deseo; la misericordia es el abrazo de Dios y la caricia de nuestra Madre; la misericordia es la mano que nos lleva al corazón de Cristo; la misericordia es la fuerza que nos abre al infinito y que hace que no tengamos miedo; la misericordia es la belleza que Dios regala al mundo; la misericordia es la vida y la novedad que no se agota; la misericordia es una parroquia, hogar, familia, comunidad de piedras vivas, pequeña, humilde, sencilla, en la que nadie se siente extraño; la misericordia es gratitud, confianza, agradecimiento; la misericordia es «un regalazo que no nos merecemos». Silencio. Bien. Volvamos al principio.

José Luengo
José Luengo- ISABEL PERMUY

¿Y cuál es la fuente de la misericordia en la Parroquia de Nuestra Señora de la Misericordia en Vallecas? «En la eucaristía se esconde el secreto de la misericordia, de la caridad de la parroquia, de la vida. Sin la adoración eucarística de los jueves, desde las 9 de la mañana hasta la noche, no sería capaz de llevar el peso de la parroquia. La gente aquí se quiere mucho».

¿Quién es la gente de la parroquia? Está el vicario parroquial, el recién ordenado sacerdote Manuel María Sánchez García-Loygorri. También están las religiosas de la Comunidad de las Hermanitas de la Anunciación, que tienen una casa de acogida de niños tutelados, la Comunidad de Madrid que actúa. También son parroquia las Siervas de San José, cuyo carisma es acompañar a la mujer trabajadora, y que regentan la guardería «Nazaret», muy popular en esta «colonia».

La misericordia es caridad, es Cáritas, el otro nombre de la misericordia. Son treinta las familias acogidas en el seno de caridad que es la parroquia, a las que se dedican, junto con otras actuaciones, unos treinta mil euros al año. También se realiza un reparto semanal de alimentos y en la Navidad, que ya nos acercamos a esas fechas, se prepara una cesta para cada una de las familias con necesidades y una gran Gala de Reyes en la que los niños procedentes de múltiples geografías reciben la generosidad de otras familias una vez que hubieron enviado su preceptiva carta a los Reyes de Oriente.

Liga de fútbol

La cercanía del estadio del Rayo también se nota. Resulta que en la Vicaría hay una Liga de fútbol para jóvenes, con 14 equipos. Esta parroquia cuenta con dos equipos. La fe se vive de forma deportiva, los viernes por la noche en las instalaciones de la Ciudad Deportiva del Rayo. El «líder» parece ser el equipo de San Juan de Dios.

Cuenta con el taller denominado «Coser y cantar», una nueva forma de decir aquello del «ora et labora»

Del deporte al teatro, por que la misericordia se expresa con la alegría, con las comedias, por ejemplo «La venganza de la Petra», última representación, éxito de crítica y público, de la compañía teatral de la parroquia «Cachivache’s», así como suena. Tan original en su planteamiento como el taller denominado «Coser y cantar», una nueva forma de decir aquello del «ora et labora». Y llegan los niños de catequesis, o el grupo de catequesis de adultos jóvenes, que aquí se llama de «Trabajadores», o el Aula de cultura, que acaba de cumplir medio siglo, que la cultura también es una forma de misericordia porque hay un alimento para el espíritu y otro para el cuerpo, sin ser muy platónicos.

Y la liturgia, también alabanza de misericordia, por eso de que se celebran unas ocho bodas al año, cuando en los años sesenta había hasta dos cada domingo, y unos 25 bautizos al año. A los que hay que añadir el otro sacramento de la iniciación cristiana, la confirmación, con un grupo notable de jóvenes que reciben el don del Espíritu Santo. Y la Comunidad de los Focolares, fundados por Chiara Lubich, cuyo carisma es la unidad, también de vida. Y, cómo no, la última incorporación al movimiento de la parroquia, la Hermandad de nuestra Señora del Rocío «La estrella de Madrid», que tiene mucha marcha. Así es el rostro, la vida encarnada de la misericordia en los fieles de la parroquia de Nuestra Señora de ese nombre, de su nombre, en Vallecas.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios