Los miembros del club de BMX que solía entrenar en la pista de Arganzuela, cerrada desde julio
Los miembros del club de BMX que solía entrenar en la pista de Arganzuela, cerrada desde julio - DE SAN BERNARDO

Un circuito olímpico de BMX con palos en las ruedas

Pilotos de élite y 200 alumnos entrenan a la intemperie desde que el centro de Arganzuela cerró hace seis meses

MADRIDActualizado:

El podio del circuito olímpico de bicicletas BMX de Arganzuela (calle de Embajadores, 208) permanece vacío desde el pasado 1 de julio. Y no es por falta de campeones. El asfalto, recién renovado, no tiene marcas de los derrapes que hacen los pilotos tras ejecutar acrobacias casi imposibles desafiando la gravedad. Desde que el Ayuntamiento de Madrid clausuró la instalación municipal en verano, los dos centenares de socios de los dos clubes que entrenaban en esta pista dejan las huellas de sus frenazos sobre el asfalto que rodea al circuito.

«Es desolador que Madrid tenga a cuatro chicos preparados para ir a Tokio 2020 y no puedan entrenar»

Obligados por las circunstancias, esta cantera de niños desde 3 años hasta adultos amateur practican este deporte minoritario sin medios ni vestuarios, pese a tener una infraestructura de élite a pocos metros de su circuito improvisado. Pero no solo están afectados quienes se inician en esta disciplina, sino también quienes aspiran a obtener medallas. En dos semanas comienza la primera competición en la que los deportistas de alto rendimiento podrán sumar puntos para clasificarse para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Sin embargo, el circuito de Arganzuela, el único homologado para este tipo de pruebas en Madrid, sigue cerrado por tiempo indefinido.

«Es desolador que por primera vez, desde que el BMX es deporte olímpico, Madrid tenga a cuatro chicos preparados para ir a unos Juegos Olímpicos y no puedan entrenar porque el Ayuntamiento no quiere abrir la pista», lamenta a ABC el director de uno de los dos clubes que solía entrenar en este centro, Carlos Rumeu.

De izquierda a derecha, los deportistas de élite Ángel Sánchez (19 años); Christian Melero (14 años); Andrés Fuentes (18 años); y Víctor López (18 años)
De izquierda a derecha, los deportistas de élite Ángel Sánchez (19 años); Christian Melero (14 años); Andrés Fuentes (18 años); y Víctor López (18 años)-DE SAN BERNARDO

La Junta Municipal del distrito de Arganzuela, que encabeza la edil de Ahora Madrid Rommy Arce, clausuró el circuito el 1 de julio para acometer obras de acondicionamiento y mejoras por un valor de 100.000 euros. No obstante, no se ejecutaron hasta el pasado octubre. Desde entonces, el centro deportivo municipal no ha vuelto a abrir, esta vez, según explicaron al club desde la Junta por «falta de personal». «Este año tuvimos la mala suerte de que coincidió el campeonato de España, de Europa y la final de la liga nacional con el circuito cerrado. Los chicos fueron sin entrenar. Cada día que la instalación está cerrada y no pueden entrenar es terrible, porque destroza toda la planificación», lamenta su entrenador, Guillermo Álvarez.

Desde la Junta de distrito de Arganzuela sostiene que después de llevar a cabo las obras de reparaciónd e las pistas, los «servicios técnicos informaron de unas grietas en el forjado de la rampa de salida y enviaron nota a Control de la edificación para pedir una valoración y que se tomasen las medidas de segurida necesarias». «Se ha estudiado la posibilidad de abrir parte de la pista dejando esa parte sin usar, pero es imposible porque supone un riesgo para niños y niñas y, en general, para todos los usuarios», argumentan desde la Junta.

La pista improvisada de BMX
La pista improvisada de BMX - DE SAN BERNARDO

La portavoz de Ciudadanos de Cultura y Deportes, Sofía Miranda, llevará este asunto a la comisión del ramo el próximo lunes. «El problema es que el Ayuntamiento no tiene un plan estratégico para apoyar el deporte base», denuncia la edil. «Carmena siempre dice que este es el Ayuntamiento del sí, que acepta todos los proyectos, pues que también apueste por este», lanza Miranda, que plantea como solución que el Ayuntamiento ceda la gestión del centro a uno de los clubes.

En estos seis meses, la alternativa más cercana para entrenar estaba a 50 kilómetros de distancia, en Móstoles o El Álamo. Limitaciones que han provocado un absentismo del 50% entre los miembros del club. «Cuando llamas a los chavales y les dices que no puedes entrar en la pista, se desilusionan», expresa Rumeu, que considera que su «mejor beca» es que les «dejasen entrenar».