Madrid

Carmena impone una tasa para los cajeros automáticos situados en la calle

La medida, que entrará en vigor en 2017 y se aplica en otros cinco municipios, tendrá una recaudación anual de 745.000 euros

Una mujer saca dinero del cajero automático - ÁNGEL DE ANTONIO

El Ayuntamiento de Madrid ha anunciado esta mañana que implantará, a partir del 1 de enero de 2017, una tasa económica a los cajeros automáticos de los bancos a los que se accede desde la vía pública. El área de Economía y Hacienda, que dirige Carlos Sánchez Mato, estima que el Consistorio recaudará 745.405 euros al año.

Sánchez Mato, que ha declarado que la medida supone «un impacto reducido» en comparación con otras tasas fiscales, ha asegurado que no se trata de una iniciativa «en contra de los bancos». Preguntado por si será rentable o no, como se ha planteado por corporaciones anteriores, ha señalado que «destinar 745.000 euros a programas sociales es algo muy interesante». El edil de Ahora Madrid ha rechazado cualquier carácter recaudatorio de esta tasa y ha reiterado que «responde a ese criterio social».

La tasa, que afecta a 2.084 terminales de la capital, establece una progresión fiscal en función de la calle y la zona en la que se ubica el cajero automático. Así, se han estipulado nueve categorías, donde la más cara obliga a pagar 742,22 euros al año y la más barata 26. Excluyendo ambos extremos, de mayor a menor, los importes a abonar por las entidades financieras son de 541,98; 360,34; 235,66; 153,88; 100,60; 62,22 y 40,42 euros.

El anuncio, aprobado en la Junta de Gobierno, es una antigua pretensión de Sánchez Mato. Hace poco más de un año, en julio de 2015, la propuesta de implantarlo generó dos discursos encontrados en el Gobierno municipal. Al tiempo que el concejal de Economía la defendía y aventuraba su imposición, la alcaldesa Manuela Carmena negaba que fuera a implantarla. «No hay diferencias, estaba en estudio y entonces no se consideró oportuno», ha justificado el edil.

Madrid será el sexto municipio de la región en contar con esta tasa, después de Alcalá de Henares (PSOE), Torrelodones (Vecinos por Torrelodones), Las Rozas (PP), Boadilla (PP) y Pozuelo de Alarcón (PP).

Bajada del IBI

La tasa sobre los cajeros se enmarca dentro de las doce nuevas ordenanzas fiscales que ha aprobado la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de la capital. Entre estas destaca especialmente la revisión que se hace del IBI, con una bajada en los distritos de la zona sur. El propósito del área de Economía y Hacienda, según ha detallado, es conseguir una mayor progresividad y conseguir que «el reparto de las cargas tributarias sea más justo». De esta forma, se produce una rebaja de entre el 20 y el 40% en 22 barrios en los que se han ajustado los valores catastrales. En total, esta medida beneficiará a 370.888 inmuebles de los distritos de Carabanchel, Puente y Villa de Vallecas, Usera y Villaverde. Además, se establece un incremento en la bonificación de entre el 40 y el 50% por la instalación de sistemas de energía solar.

Sin embargo, la modificación también prevé una regularización catastral de ciertas situaciones irregulares en construcciones no declaradas, como piscinas o ampliaciones de vivienda. «Para lo que unos es un impuestazo, para otros es cumplir la Ley», ha declarado Sánchez Mato sobre esta subida fiscal.

Entre los afectados por subidas impositivas, además de los bancos, figuran los propietarios de coches de alta gama. El Ayuntamiento de Madrid eleva hasta el máximo legal las cuotas correspondientes a turismos de entre 16 hasta 19,99 caballos fiscales, a turismos de más de 20 caballos fiscales y las motocicletas de más de 500 y hasta 1.000 centímetros cúbicos y en adelante.

Críticas de PP y Ciudadanos

El anuncio del Ayuntamiento de Madrid ha econtrado una respuesta casi inmediata en los grupos municipales del PP y Ciudadanos. El portavoz adjunto popular, Iñigo Henríquez de Luna, ha criticado la tasa sobre los cajeros y ha aventurado un perjuicio a los madrileños: «La imposición de la nueva tasa podría perjudicar a los madrileños, ya que las entidades bancarias podrían optar por reducir la red de cajeros, empeorando el servicio o repercutir la tasa en sus clientes».

La portavoz de Ciudadanos, Begoña Villacís, ha manifestado prácticamente lo mismo que Henríquez de Luna a través de su cuenta personal de Twitter: «Esto no lo pagarán los bancos, lo acabaran pagando los ciudadanos». El responsable del delegado de Hacienda de la formación «naranja», Miguel Ángel Redondo, ha ido más allá al destacar que «el 70% de los madrileños pagará más» con las nuevas ordenanzas fiscales.

El PSOE, por su parte, ha aplaudido la tasa y ha reivindicado que es una propuesta socialista de hace catorce años. La edil Carlota Merchán ha declarado que «las mayorías absolutas del PP impidieron que la medida viera la luz antes».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios