Madrid

El batería de Maná: «En España no hay cultura de tequila»

Álex González recuerda para ABC sus mejores recuerdos después de casi 30 años de conciertos por España y Madrid, donde ha vivido grandes momentos y también ha presentado su tequila, «Mala Vida»

Álex González, batería de Maná, durante la entrevista de ayer
Álex González, batería de Maná, durante la entrevista de ayer - ÁNGEL DE ANTONIO

Pese a llevar casi 30 años dando vueltas por el mundo con su música, Álex González, batería de Maná, aún recuerda su primera vez en Madrid, el primer concierto de unos chavales mexicanos que llegaron a la capital de España para tocar en un pequeño local con aforo muy reducido. «Lo que más me apena es que no recuerdo el nombre», lamenta el batería, que sin embargo aún se acuerda de que acudió a verles una ilustre personalidad del país azteca, Hugo Sánchez, histórico delantero madridista. Aquella vez, «en el año 1993 o 1994», acota, fue la primera, pero como reconoce, Maná ha vivido grandes momentos en España, un país que les ha dado mucho. Por ello, González espera devolver a los españoles parte de esos buenos ratos con «Mala Vida» el tequila que ha creado y que ayer presentó en Madrid.

«Tenemos una relación increíble con los fans, hemos hecho aquí conciertos inolvidables, históricos. Es muy bonito que ahora pueda traer algo de la tierra, de Guadalajara, y compartir algo del lugar donde nació Maná», explica el batería, que también recuerda cómo aquella pequeña sala se llenó. «Era para 200 personas pero aquello estaba a reventar y fue alucinante, vimos que por fin pudimos llegar a tocar en Madrid, que era un sueño de la banda». A partir de ahí se sucedieron los conciertos y los éxitos de Maná, que abarrotó estadios y plazas de toda España año tras año. «Incluso llenamos dos veces la Plaza de Toros de las Ventas», destaca el batería que, cambiando de tercio, reconoce que es más complicado hacer tequila que música. «Para hacer la bebida tienes que tener el terreno, el agave y además es un trabajo impresionante de mucha gente», explica González, quien, como experto en el licor mexicano por excelencia, deja un recadito para los españoles.

No se bebe bien

«Por lo que he visto, aquí no tenéis mucha cultura de tequila porque la imagen que se tiene es la del chupito», lamenta, para acto seguido explicar la fórmula para disfrutarlo. «El tequila está diseñado para tomarse lento, apreciarlo, saborearlo, compartirlo... no es una cuestión de beber para ponerse estúpido», argumenta el artista, que confiesa, sin embargo y para compensar, que el público español es el mejor que ha tenido la banda: «En otros sitios el público es de 10, pero aquí es de 11».

Si primero fue «Clavado en un bar», luego llegaron «El muelle de San Blas», «Corazón espinado» o «Labios Compartidos», ahora es el turno de «Mala Vida», el tequila con sabor a Maná que González no le pudo ofrecer a Hugo Sánchez aquella noche hace casi 25 años, cuando unos chicos de Guadalajara, pero la de México, conocieron Madrid.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios