El portavoz de En Marea, Luís Villares, en el Parlamento
El portavoz de En Marea, Luís Villares, en el Parlamento - MIUGLE MUÑIZ

Villares emula a Pablo Iglesias y plantea al PSOE un frente anti-PP

En Marea trata de absorber al PSOE para construir una España plurinacional

SantiagoActualizado:

Como buenos socios, En Marea ha buscado la referencia de Podemos para tratar de desalojar al PP de las instituciones. Y la ventana de oportunidad que se le abre a los rupturistas no es otra que el órdago secesionista. Así, a rebufo de las embestidas de la Generalitat contra el Estado, Luís Villares planteó al PSdeG y al Bloque Nacionalista Galego un «pacto de colaboración abierto» que consiga el reconocimiento «plurinacional» de España.

El anzuelo de En Marea conecta tanto con la estrategia de Pablo Iglesias como con la última propuesta de Pedro Sánchez para aliviar el problema catalán: la nación de naciones. Villares detecta que desde Barcelona se ha iniciado un «proceso constituyente» capaz de desbordar el marco constitucional, y reclama diseñar un nuevo país «de corte confederal» que se deba a los principios del derecho a decidir. En él, la izquierda sumará sus fuerzas para que Galicia blinde un «reconocimiento nacional» con un nuevo modelo jurídico «acorde con esa condición».

«Ya es hora», manifestó Villares, de que la sociedad gallega «tome las riendas de su destino» y, eso sí, lo haga enmendando por completo el sistema que emana de la Constitución: «No necesitamos que un Monarca al que nadie escogió venga a darnos lecciones de democracia, y repartir carnés de malos y buenos súbditos», expuso.

No agradaron en el populismo las menciones de Núñez Feijóo al «golpismo» de los poderes autonómicos catalanes. Ni el rechazo frontal del presidente de la Xunta a un proceso que se sitúa al margen de la ley. Luís Villares le tachó de «frívolo» y de incendiar con sus palabras un conflicto enquistado. «Venir a esta Cámara a hablar de golpismo es una absoluta irresponsabilidad». Solo el diálogo, sostuvo, puede hacer que se restituyan los puentes entre la Moncloa y el Govern.

«No todo lo legal es justo»

Como heredero político de Xosé Manuel Beiras, el magistrado en excedencia resucitó las viejas tesis del colonialismo interior que hicieron famoso al nacionalista hace medio siglo. En Marea volvió a hablar de Galicia como la «tierra conquistada» por un Gobierno frente al cual Feijóo no deja de plegarse: «Era cierto el eslogan de campaña, era un militante, pero no de Galicia, sino del PP».

Los tintes del relato indignado fueron acompasando toda la exposición. Villares defendió la desobediencia contra las normas para avanzar en la consecución de los derechos sociales. Insistiendo en que «no todo lo legal es justo», apeló a la «movilización social» para torcer las agendas de la administración y acabar con las injusticias, «donde quiera que estén escritas». También en la Constitución.