Inmediaciones del hospital Povisa de Vigo
Inmediaciones del hospital Povisa de Vigo - MUÑIZ

Un vigués le clava un cuchillo en el cuello a su expareja y la lleva en coche al hospital

Los hechos se remontan al 12 de abril de 2015. La Fiscalía pide para él 14 años y 11 meses de cárcel

SantiagoActualizado:

La Fiscalía pide 14 años y 11 meses de cárcel para un vigués acusado de clavarle un cuchillo de cocina en el cuello a su expareja, que pudo salvar la vida tras ser intervenida de urgencia en el hospital Povisa, en el que ambos trabajaban, ella como auxiliar de enfermería y él como celador.

Los hechos se remontan al 12 de abril de 2015, cuando el agresor, tras intentar matar a la víctima, la llevó en su coche hasta las inmediaciones del hospital, aunque ella tuvo que recorrer por sus propios medios unos 30 metros, hasta la entrada de urgencias, aún con la hoja de un cuchillo de cocina clavada en el cuello. A pesar de las circunstancias, pudo revelar a la médico que la atendió que había sido su expareja quien la había atacado, lo que propició su inmediata detención.

Según se recoge en el escrito de Fiscalía, al que ha tenido acceso Efe, el agresor, J.C.F.F., se presentó a primera hora en el domicilio de la víctima, M.F.F., con la que había roto meses antes tras una relación de tres años, con el rostro cubierto y armado con un cuchillo. Esperó a que saliera de su casa y la abordó por sorpresa, propinándole un fuerte puñetazo y luego le clavó el cuchillo en el costado.

A continuación, según figura en el escrito de Fiscalía, la arrastró hacia el sótano del edificio, donde la tiró al suelo boca abajo, se colocó encima de ella y le clavó de nuevo el cuchillo, esta vez en el cuello, mientras le decía: «hija de puta, si no eres para mí no eres para nadie, te voy a matar, muérete». Después permaneció observándola impasible durante al menos diez minutos mientras ella agonizaba y le pedía auxilio, a lo que aquél contestó que esperaría a verla morir.

Sin embargo, al cabo decidió llevarla hasta su coche, que había estacionado en el exterior de la casa de su ex, y la condujo hasta las proximidades del hospital Povisa, donde la abandonó. Como consecuencia de la agresión, M.F.F. fue intervenida de urgencia en Povisa, donde ingresó con el cuchillo fraccionado en dos partes que atravesaba estructuras cervicales de lado a lado y con sección de la faringe y pequeños vasos venosos y arteriales, lo que supuso un riesgo vital crítico.

La víctima ha sido diagnosticada de trastorno de estrés postraumático de carácter grave, que requiere de seguimiento psiquiátrico, tratamiento farmacológico y apoyo psicológico. Asimismo, padece secuelas físicas y estéticas graves que provocan constantes reacciones emotivas con alteraciones en su conducta y relaciones interpersonales, encuadrables en una secuela de grado medio-moderado.

La Fiscalía califica los hechos como constitutivos de un delito de asesinato en grado de tentativa, con el agravante de parentesco. Además de la pena de cárcel, solicita una orden de alejamiento respecto de la víctima a una distancia no inferior a 500 metros por un periodo superior en tiempo de diez años a la pena de prisión que se le imponga.

En concepto de responsabilidad civil, solicita una indemnización a la víctima de 200.000 euros, aparte de lo que se determine en la sentencia por gastos de rehabilitación y asistencia médica. Asimismo, Fiscalía sugiere que la declaración en el juicio de la víctima, si está en condiciones para hacerlo, se realice por vídeo conferencia para evitar cualquier confrontación visual con el acusado.