Los padres de Diana Quer y la niña Mari Luz, promotores de la iniciativa
Los padres de Diana Quer y la niña Mari Luz, promotores de la iniciativa - MUÑIZ

«La prisión permanente revisable es la fórmula para combatir a depredadores sexuales y asesinos»

La Asociación Clara Campoamor se suma a la iniciativa ciudadana para frenar la derogación de la prisión permanente revisable puesta en marcha por el padre de Diana Quer y otras familias de víctimas, que acumula ya cerca de 2.200.000 apoyos

SantiagoActualizado:

La polémica por la derogación de la prisión permanente revisable, integrada en el Código Penal español desde 2015, sigue sumando voces a favor de mantener esta pena como fórmula de condena para delitos de extrema gravedad, caso de los filicidios o los secuestros con asesinato. El mismo día en el que el PP lleva al pleno del Congreso su propuesta para no derogar la PPR, desde la asociación Claracampoamor en favor de los derechos del niño y la mujer han recordado que ante sucesos protagonizados por «depredadores sexuales con gravísimas consecuencia, como el asesinato de niñas, niños, jóvenes, y recientemente la muerte de Diana Quer» es necesaria «una respuesta jurídica ajustada a la gravedad de estos hechos».

La asociación con sede en Bilbao y liderada por Blanca Estrella Ruiz ha ofrecido su apoyo a la petición registrada en la plataforma Change.org por las familias de Juan Carlos Quer, Juan José Cortés, Ruth Viéitez, Rocío Ortiz y Antonio del Castillo, entre otras muchas familias de víctimas. La iniciativa, ubicada en la plataforma Change.org bajo el lema «Tu protección es nuestra lucha», suma ya cerca de 2.200.000 firmas de apoyo de ciudadanos convencidos de que la prisión permanente es precisa para «evitar que un violador o un asesino no reinsertado salga de la cárcel y vuelva a cometer crímenes».

Según una encuesta realizada por Gad3 para ABC, el 80 por ciento de los españoles están a favor de que la prisión permanente no se derogue, pese a la insistencia de los grupos de la oposición. Para la Clara Campoamor esta estadística da cuenta de una realidad social que no se puede camuflar. Y es que, subrayan, la libertad «no puede estar desconectada de las garantías de seguridad», por lo que piden hacer «un ejercicio de solidaridad con las personas cuyas vidas han sido truncadas por depredadores sexuales, maltratadores y/o asesinos, así como con aquellas afectadas por estos condenados que se encontraban en libertad condicional».

La reinserción social no está garantizada

En este sentido, Ruiz se ha mostrado a favor del principio de reinserción de los presos que «por mandato constitucional debe guiar las penas privativas de libertad», pero ha señalado que «es público y notorio que no en todas las ocasiones la reinserción social en los casos de agresores-depredadores sexuales y maltratadores y asesinos, o parricidas por motivaciones derivadas de género o sexo, esté garantizada y desde luego, al menos, nunca asegurada al cien por cien».