Xosé Luis Rivas, 'Mini' (2d), con diputados del BNG
Xosé Luis Rivas, 'Mini' (2d), con diputados del BNG - EFE

El BNG pide galleguizar nombres para evitar casos «como Feijóo»

Los nacionalistas promovieron en el pasado que el gallego estuviera más presente las muñecas o las lápidas

Actualizado:

El BNG vuelve a impulsar una campaña para impregnar de nacionalismo un ámbito puramente privado y personal como los nombres y apellidos de las personas. Ayer presentó frente a los juzgados de Santiago una iniciativa para que Galicia recupere en sus gentes sus «seña de identidad», es decir, que «no se repitan» casos como el del segundo apellido del actual presidente de la Xunta, «Feijóo», u otros como «Sotoluengo o Barrero», en palabras del diputado del frente, Xosé Luís Rivas, ‘Mini’.

Rodeado de varios miembros de la organización, Rivas ha recordado la persecución pública del gallego por parte de la dictadura franquista y por qué es necesario retomar la «normalidad» tras la «deturpación» tanto de algunos nombres como de la toponimia. «Era una forma de minusvalorización, una manera de querer abandonar lo que realmente éramos porque daba vergüenza y porque era impuesto», prosiguió el parlamentario del BNG. En su caso, aseguró, a su padre lo hubieran metido «en la cárcel» si en lugar Xosé, lo hubiesen registrado como José, allá por el «año 1951».

El BNG, sin embargo, aclara que con esta campaña «no pretende imponer nada», sino hacer «una llamada de atención a la cordialidad y al sentido común». En el pasado, algunos cargos y simpatizantes nacionalistas promovieron que imperase el gallego en otros ámbitos. Por ejemplo, en plena época del bipartito, el por entonces viceportavoz del Bloque en la Cámara, Bieito Lobeira, animó a que las muñecas hablasen en gallego. Antes, el nacionalismo había reclamado mayor presencia del idioma propio en las lápidas.