INCENDIOS

En marcha la recuperación de los dos parques naturales calcinados

El plan de rehabilitación previsto incluye cortar y retirar los árboles quemados

Una vecina del Xurés, en plena ola de incendios
Una vecina del Xurés, en plena ola de incendios - EFE

La temporada estival de incendios en Galicia afectó este año a dos espacios de especial valor por los ecosistemas que cobija. Si en agosto ardían 45 hectáreas junto a las dunas de Corrubedo, en Ribeira (La Coruña), en septiembre fueron 3.700 hectáreas en el orensano Parque Natural Baixa Limia-Serra do Xurés. En ellos ya han comenzado los trabajos «para lograr su total recuperación en el plazo más breve posible», informaron ayer desde la Consellería de Medio Ambiente.

En Corrubedo ardió un 4,5 por ciento de la extensión total del parque, pero afortunadamente el daño fue «tan solo superficial», y las «raíces no se vieron afectadas». Así lo detalló la conselleira Beatriz Mato, en una reciente visita al municipio, donde explicó que de las 45 hectáreas, 20 son de zona arbolada, sobre todo de pino, 12 de vegetación en la Lagoa de Carregal, 8 de vegetación de las conocidas como dunas grises y las restantes de matorrales y labradíos. «Menos de dos meses después del incendio, ya se observa una importante recuperación de la vegetación original, tanto en la laguna como en las dunas», apuntan desde la Xunta.

El plan de rehabilitación previsto incluye cortar y retirar los árboles quemados, incluidos los de los montes vecinales de Vilar y Trumians. Entre las tareas ya terminadas está la reposición de barreras y pasarelas que permiten que los visitantes caminen por el lugar sin dañar el suelo.

Atención a la fauna

Las dunas grises y la laguna contarán con programas de seguimiento específicos para analizar su evolución, al igual que parte de la fauna, puesto que el sapo «de esporóns» es el anfibio «más escaso y amenazado del noroeste peninsular». Habrá especial atención durante la próxima campaña reproductiva, a fin de «conocer si los fuegos produjeron una afección significativa».

En cuanto al Xurés, la directora xeral de Conservación da Natureza, Ana María Díaz, se reunió ayer con los alcaldes de los concellos afectados y con miembros de las comunidades de montes para trabajar «con la máxima coordinación». Se realizarán seguimiento de los principales hábitats y especies del parque natural para «aplicar las medidas correctoras necesarias en cada momento». Entre ellas, se citan plantaciones «de emergencia» de herbáceas —fundamentales para evitar la erosión del suelo— y arbustos. También «la recuperación de la vegetación de ribera» con diversas utilidades. Se crearán, asimismo, charcas y bebederos para la fauna salvaje y se repararán pistas o áreas recreativas.

Medio Ambiente complementará la labor de concienciación que realiza la Consellería de Medio Rural con «campañas de educación ambiental» para que los vecinos de estos municipios se conciencen «sobre las consecuencias de los fuegos [a menudo intencionados] y la necesidad de erradicarlos».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios