Violencia machista

Los juzgados gallegos duplican las medidas de protección a las víctimas

En el primer semestre del año la Xunta otorgó 235 ayudas económicas a mujeres que sufrieron malos tratos

Acto contra la violencia de género en Santiago
Acto contra la violencia de género en Santiago - XOÁN REY/EFE

Crecen las denuncias y se duplican las órdenes de protección. La violencia machista se cobró en lo que va de año tres vidas en Galicia, incluída la del pequeño Javier Curto, de 11 años, que en mayo era asesinado por su padre en Oza-Cesuras. Pero las víctimas son muchas más. Sólo en los tres primeros meses de 2017, los juzgados gallegos recibieron 1.574 denuncias, un 16 % más que en el mismo periodo de 2016, según los datos del Consejo General del Poder Judicial. Aunque lo que realmente se incrementó fueron las medidas de protección. Entre enero y julio se dictaron 832 órdenes de alejamiento frente a las 420 del año pasado.

La secretaria xeral de Igualdade de la Xunta, Susana López Abella, valoró ayer como «positivos en parte» estos datos. En su opinión, demuestran que cada vez más mujeres pierden el miedo a denunciar a su agresor y también que el engranaje judicial funciona. López Abella compareció en rueda de prensa en Santiago para realizar un balance de los recursos puestos en marcha por la administración gallega contra la violencia de género en el primer semestre del año.

«Es muy complejo dar el paso de denunciar violencia de género y en muchas ocasiones las mujeres se sienten culpables de esa situación», reflexionó ayer la secretaria xeral de Igualdade, según recoge Ep. «Por eso consideramos que es importante que haya una sensibilidad respecto de este tema, que actualmente ya se va consiguiendo sobre todo a través de los medios, para que estas mujeres se puedan sentir seguras», añadió.

Para ayudarlas en este camino, la Xunta dispone de un paquete de medidas que incluye asistencia económica o psicológica. En la primera mitad del año, la administración autonómica concedió ayudas económicas a 235 mujeres víctimas de la violencia machista. Fueron 58 más que en el primer semestre de 2016. En los últimos años, la petición de la paga mensual que oscila entre los 300 y los 800 euros en función de los ingresos y el número de hijos se ha disparado en Galicia. En 2016, la Xunta se vió obligada a ampliar el presupuesto previsto y para este año decidió duplicarlo hasta alcanzar los cuatro millones.

Otros recursos

López Abella explicó que durante el primer semestre también se logró ampliar la atención psicológica. El programa que se desarrolla en colaboración con el Colexio Oficial de Psicoloxía atendió a 523 personas, un 25% más que el año anterior. La asistencia está dirigida tanto a las mujeres víctimas de malos tratos como a sus hijos o a las personas dependientes que estén a su cargo. Pero en el ámbito psicológico también se intenta trabajar con los posibles agresores para prevenir la violencia. Entre enero y julio de este año 69 hombres con problemas de control de la violencia en el ámbito familiar participaron en el programa ‘Abramos o círculo’, que también gestiona el colegio de psicólogos.

La responsable de Igualdade también recalcó que la Rede Galega de Acollemento dió cobijo a 162 personas en lo que va de año, de las cuales 84 fueron mujeres y 78 menores. Se rondó el 67 por ciento de ocupación. «Nunca ha habido problema para encontrar una casa de acogida para alguna mujer», resaltó Susana López Abella. Además, informó de que el telefóno de información a las víctimas 016 recibió 1.600 llamadas.

La secretaria xeral también explicó que desde 2013 la Xunta se persona como acusación popular en las muertes por violencia de género en la comunidad. Desde entonces ha estado presente en 14 procedimientos judiciales, el último ha sido el del menor Javier Curto. En otra de las víctimas de este año no se personó dado que su presunto agresor se suicidó posteriormente y en el otro caso la familia de la víctima no dio la autorización.

Toda la actualidad en portada

comentarios