Galicia

Alfa y omega en los laboratorios gallegos

Empresas veteranas como Galchimia, que desde O Pino busca moléculas con las que desarrollar fármacos, señalan el camino a otras recién fundadas por universitarios como AllGenetics o Lupeon. Las tres acaban de ser galardonadas en los premios Spin-Off

Farmacéuticas de diversos países contratan con Galchimia
Farmacéuticas de diversos países contratan con Galchimia - GALCHIMIA

De las universidades gallegas surgen investigaciones científicas que logran rentabilizar sus hallazgos y sus metodologías de trabajo. No siempre es fácil acertar con la tecla que lleva al éxito, pero en Galchimia, AllGenetics y Lupeon parecen haberlo conseguido. Son tres proyectos empresariales nacidos al abrigo de alguna de las instituciones académicas de la Comunidad o creados por quienes pasaron por sus aulas en los últimos años. La segunda edición de los premios Spin-Off —convocados por Pastor y GCiencia— acaba de reconocer su talento, olfato y valentía. Para Galchimia, dedicada desde 2001 a la búsqueda de moléculas para desarrollar fármacos, es el galardón a la firma más consolidada. AllGenetics es reconocida como la iniciativa más innovadora por una propuesta pionera a nivel internacional. Lupeon, desde el puntero ámbito de la impresión 3D, se lleva la plata en esta categoría. Sus responsables charlan hoy con ABC.

Quince años de éxito

«Sintetizamos moléculas completamente nuevas, que no existían, para la industria farmacéutica»Carme Pampín | Galchimia

Carme Pampín, doctora en Química Orgánica por la Universidad de Santiago, está al frente de Galchimia, que en la actualidad cuenta con treinta trabajadores entre su sede principal en la localidad coruñesa de O Pino y su centro en Madrid. Desde allí, proveen «a la industria farmacéutica de moléculas completamente nuevas, cada vez más complejas, en las que luego esta busca el principio activo de un fármaco para tratar una enfermedad». El camino hasta sintetizar aquella que «sea activa frente a un target, que no sea tóxica, que sea selectiva» y otras necesidades hace descartar miles de ellas hasta encontrar una que funcione. «Se va mejorando hasta que pueda ser declarada candidata a fármaco. Son procesos de diez o doce años y de muchos millones de euros», explica.

La confidencialidad predomina en el sector al que pertenecen sus clientes, de Europa, Estados Unidos o Latinoamérica. Pero Pampín expone, por ejemplo, que una molécula de un proyecto en el que llevan inmersos casi cuatro años acaba de ser considerada apta para entrar en fase clínica. Algún producto ya en el mercado tiene detrás la contribución de estos laboratorios.

Verónica Rojo, Carme Pampín y Luis Mandayo, ganadores de los II premios Spin-Off
Verónica Rojo, Carme Pampín y Luis Mandayo, ganadores de los II premios Spin-Off- GCIENCIA

Treintañeros y pioneros

«Mejoramos la fiabilidad de los resultados en los ensayos con productos potencialmente tóxicos»Verónica Rojo | AllGenetics

Más al norte, al comienzo de esta carrera científica, está AllGenetics, en la que están implicados seis treintañeros licenciados o doctorados en el ámbito de la Biología Evolutiva por la Universidad de La Coruña. Son el triple de quienes en 2011 impulsaron la idea desde el área de Genética. Hoy son «la primera empresa del mundo» dedicada a «verificar especies modelo en ecotoxicología». ¿Qué significa este hito? Lo detalla Verónica Rojo, jefa de proyecto en AllGenetics:«Los laboratorios de ecotoxicología llevan a cabo una serie de ensayos para probar la toxicidad de determinados productos químicos como pesticidas o fertilizantes. Se hacen antes de que esos productos potencialmente tóxicos se comercialicen y se expongan al medio ambiente. Para estos estudios previos se utilizan una serie de especies modelo, algunos peces, crustáceos, plantas... Pero en los últimos años estos resultados se estaban cuestionando». Como solución, esta empresa «aplica herramientas genéticas para identificar de manera mucho más fiable a estas especies, lo que incrementa la fiabilidad de los resultados».

Olfato desde Viena

«Hay un gran potencial en la impresión 3D con metal para aplicaciones médicas o aeronáuticas»Luis Mandayo | Lupeon

Luis Mandayo se formó en la Universidad de Vigo, pero fue en el Instituto de Diseño de Estructuras Ligeras y Biomecánicas de la Universidad de Viena donde descubrió «el potencial de la impresión 3D en materiales metálicos para aplicaciones médicas o aeronáuticas». Desde 2013 comanda Lupeon junto a Adrián Sánchez. Reciben numerosos encargos del sector de la automoción gracias a una tecnología que permite diseñar piezas con propiedades a la carta. Tienen su sede en Ordes, pero su interés por el aeronáutico les llevará en breve a trasladarse al Porto do Molle, en Nigrán. En solo seis meses prevén pasar de cuatro a diez empleados. El futuro es también prometedor para ellos en campos como las prótesis implantables. Ya realizan, además, modelos «a partir de una resonancia o de un tac para que el cirujano pueda preparar la operación con su equipo», lo que reduce el tiempo de la intervención posterior y mejora las perspectivas de éxito.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios