Barcón, en una imagen de archivo
Barcón, en una imagen de archivo - FLICKR

El adiós de Barcón allana el acuerdo del PSOE coruñés con Xulio Ferreiro

La postura de la socialista, contraria a pactar con la Marea Atlántica, lastró el entendimiento entre ambos partidos

Abandona la política tras ocupar en los últimos años cargos de gran relevancia a nivel local y gallego

SantiagoActualizado:

Tras abandonar la portavocía del grupo municipal poco después de las elecciones de 2015 y dimitir también del cargo orgánico que ocupaba como secretaria general del PSdeG en la ciudad de La Coruña, Mar Barcón anunciaba ayer su adiós definitivo de la primera línea política. Barcón renuncia a su acta de concejala en el concello herculino tras más de una década ejerciendo como edil y después de ocupar en los últimos años cargos de gran relevancia a nivel gallego, como la portavocía adjunta del grupo parlamentario de los socialistas. Además, desde la llegada del gobierno de la Marea Atlántica a María Pita, la edil coruñesa fue la cara visible del sector del socialismo herculino reacio a pactar con los rupturistas un posible gobierno de coalición, por lo que su marcha allana el terreno para un acuerdo entre el PSdeG y los de Xulio Ferreiro que dé oxígeno a los rupturistas pasado el ecuador de su mandato.

El rechazo de la Marea Atlántica a la figura de Barcón se hizo patente en la negociación de los presupuestos locales, cuando el preacuerdo alcanzado entre ambas formaciones para aprobar las cuentas saltó por los aires después de que los socialistas incluyeran a la edil coruñesa como una de las encargadas de gestionar una de las partidas de gasto que los de Ferreiro esperaban delegar en el grupo del PSdeG. Por aquel entonces, miembros destacados la Marea Atlántica llegaron a calificar a la concejala como un símbolo de la «vieja política», ya que a lo largo de su trayectoria Mar Barcón había ocupado cargos de relevancia en el gobierno municipal de Francisco Vázquez e incluso formó parte del Consejo de Administración de la extinta Caixa Galicia en el momento en el que estalló el escándalo de las prejubilaciones millonarias de los exdirectivos.

Durante aquella negociación sus compañeros de partido se negaron tajantemente a aceptar lo que calificaron como un «veto» a su compañera de partido, hasta el punto de que llevaron hasta el final su rechazo a Ferreiro votando en contra de la moción de confianza que presentó el regidor herculino para aprobar las cuentas públicas. No obstante, la polarización entre los dos sectores del socialismo coruñés —partidarios y detractores de llegar a un acuerdo con Ferreiro— acabó debilitando seriamente la estructura de la formación en la ciudad, que a día de hoy permanece dirigida por una comisión gestora. Tras el paso a un lado anunciado ayer por la propia exconcejala coruñesa todo parece indicar que se abre una nueva etapa en el grupo municipal y en el seno de la formación, en la que las relaciones con la Marea Atlántica volverán a ser sometidas a debate.

Despedida

La propia Mar Barcón remitió ayer una carta a los medios de comunicación anunciando el fin de su etapa como política «tras trabajar cada día por y para la ciudad». La coruñesa calificó su trayectoria como un «camino apasionante» y mostró su agradecimiento a sus compañeros de partido, así como a los miembros del tejido social e institucional de La Coruña a los que quiso dar las gracias «por su colaboración, su aliento y sus críticas».

«Os aseguro que todas y cada una de las decisiones que en estos años, tanto de gobierno como de oposición, tomé y asumí, lo hice pensando única y exclusivamente en el bien de la ciudad y siempre he puesto el interés de La Coruña por delante de cualquier otro», concluye Barcón en su misiva de despedida.