Imagen de archivo de un control de tráfico de la Guardia Civil
Imagen de archivo de un control de tráfico de la Guardia Civil - ROBER SOLSONA

YoutubeCárcel para una banda que organizaba carreras ilegales de coches y difundía los vídeos por internet

Los seis acusados han sido condenados por un delito de conducción temeraria

VALENCIAActualizado:

El Juzgado de lo Penal 2 de Elche (Alicante) ha impuesto penas de entre seis meses y dos años de prisión a seis acusados por un delito de conducción temeraria al organizar y participar en carreras ilegales de coches que grababan en vídeo para publicitarlas en Internet.

Así consta en la sentencia dictada el pasado 4 de diciembre por la magistrada María Mercedes Matarredona, que puede ser recurrida ante la Audiencia Provincial de Alicante y a la que ha tenido acceso Efe.

Los hechos fueron descubiertos por el grupo de Delitos Telemáticos de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil en noviembre de 2012.

Los agentes examinaron una treintena de vídeos publicados en la red Youtube y en foros como www.polegas.com donde se veían a coches de alta gama enfrentándose en competiciones de velocidad, haciendo trompos, derrapes o zigzags en diferentes carreteras rurales y poblaciones españolas.

La Guardia Civil localizó después y detuvo al administrador de la citada página web, un joven de 30 años y residente en Elche, que ya había sido condenado por conducción temeraria por otro juzgado, al tiempo que identificó al resto de implicados.

La juez ha declarado probado que este acusado y otro de los condenados se enfrentaron en 2011 en una carrera ilegal con sus respectivos BMW en una carretera que une las localidades albaceteñas de Alcalá del Júcar y Jorquera.

Condujeron en paralelo, tomando curvas a una gran velocidad e invadiendo el sentido contrario de la circulación, una conducción "totalmente antirreglamentaria y temeraria", según la magistrada, que ponía en riesgo no solo sus vidas, sino las de sus acompañantes y los demás posibles usuarios de la vía.

El principal procesado organizó, asimismo, en octubre de 2012, otras competiciones de coches de alta gama en Alcalá del Júcar bajo la denominación 'V Macro Ruta' y participó en otra carrera ilegal en la N-340, en Elche.

En otra ocasión, en la autovía A-31, llegó a poner su Aston Martin a 170 kilómetros por hora en un tramo restringido a 100, lo que fue grabado por un acompañante que iba en el asiento del copiloto.

La sentencia relata otras carreras ilegales en las que participaron algunos de los seis acusados, o bien dejaron sus coches conscientemente para ello, en la Vía Parque de Elche, el aparcamiento del estadio Martínez Valero, en esta misma ciudad alicantina, o los alrededores del cementerio de Albacete.

En algunas ocasiones, la competición consistía en que dos vehículos circularan en paralelo en una carretera de doble sentido y, al tercer toque de claxon, aceleraran a tope para comprobar cuál de ellos alcanzaba más velocidad.

Las competiciones también incluían peligrosos zigzags y trompos en rotondas y curvas, y algunos de los turismos participantes estaban provistos de cámaras en la parte delantera, bajo la matrícula, para captar imágenes.

La magistrada considera que la conducción de los acusados era "claramente temeraria" porque no respetaba "las normas más básicas reguladoras de la seguridad del tráfico" y se caracterizaba por su "osadía e irreflexión".

Los participantes en estas competiciones ilegales ocupaban los carriles contrarios, se ponían a hablar entre ellos con los coches en paralelo e incurrían en otras graves infracciones para "sentir la velocidad y la adrenalina de ponerse en una situación peligrosa", según la sentencia.

La juez considera que los acompañantes de los acusados deben ser considerados sujetos pasivos del delito de conducción temeraria, esto es víctimas, aunque hubiesen aceptado participar en los hechos de forma consciente.

La magistrada Matarredona ha apreciado la atenuante de dilaciones indebidas a todos los condenados y les ha impuesto penas que suman en su conjunto seis años y once meses de cárcel, al tiempo que les prohíbe conducir vehículos a motor entre dos y tres años.

Igualmente, ha ordenado el decomiso de dos de los vehículos utilizados para cometer los delitos y dar traslado de la sentencia, una vez que sea firme, a la Dirección General de Tráfico (DGT) y a la Policía Local de Elche