MOROS Y CRISTIANOS Vuelve la discriminación femenina en la fiesta de Alcoy por normas de hace una década

El «sargento» tiene que ser hombre y tampoco puede desfilar al frente de una escuadra de mujeres, según ordena la Asociación de San Jorge en su veto a la Filà Chano por su Capitanía

Fotografías premiadas por Fonèvol en su último concurso
Fotografías premiadas por Fonèvol en su último concurso - FONÈVOL

El debate sobre la discriminación femenina en las famosas fiestas de Moros y Cristianos de Alcoy se ha reabierto con virulencia tras la enésima negativa de sus dirigentes a permitir la participación de la mujer en actos relevantes de estas celebraciones. La última justificación para el veto se sustenta en una norma de hace más de una década, nada menos.

La pretensión de la Filà Chano -que el año que viene ejercerá el papel protagonista de la Capitanía- de formar una escuadra de mujeres para el acto de la Diana ha topado -de nuevo- con unas reglas al parecer sagradas e inamovibles. «Los cargos serán representados por personas que se identifiquen tradicionalmente con el personaje histórico que representan y los valores que los rodean», ha objetado la Asociación San Jorge, que organiza los festejos con en torno a un medio millón de euros anuales de fondos municipales, vía subvención directa y también con la recaudación de las sillas para los desfiles.

La interpretación de esta ordenanza, pues, es que solo un hombre puede encarnar este personaje histórico, tal como critican desde la asociación feminista Fonèvol y, además, tampoco aceptan la posibilidad de que ese protagonista masculino pueda dirigir una escuadra femenina, con lo que esas diez festeras no podrán cumplir con su ilusión.

«Una formación de 10 mujeres con el sargento oficial como cabo es una escuadra mixta. La entidad ha manifestado a la Filà Chano que la actual normativa no permite esa modalidad de formación. La normativa, de la que es conocedora la filà, fue aprobada hace más de 10 años», recuerdan los responsables de la Asociación San Jorge.

Desde la cúpula dirigente festera se conmina a la Filà Chano a que trate de modificar esta regla por los cauces ordinarios, es decir, convenciendo a una mayoría suficiente de la asamblea para respaldarles.

«La solución ante un posible desacuerdo con la normativa no es, en caso alguno, saltársela, sino trabajar, desde el consenso, para conseguir su modificación», han expresado desde el Casal en un comunicado. «La Asociación de San Jorge, como ha manifestado su presidente, Juan José Olcina, está dispuesta a estudiar cambios con el objetivo de evitar que un colectivo de festeros de pleno derecho pueda resultar perjudicado por el planteamiento de una iniciativa, como la de la Filà Chano, que no es compatible con la actual ordenanza de la fiesta», apostillan.

Críticas al PSOE

Desde la oposición municipal, Guanyar Alcoi ha reclamado al equipo de gobierno del socialista Toni Francés que «medie» para encontrar una solución, ya que «no tiene ningún sentido que se imposibilite el derecho a la participación con igualdad de condiciones entre géneros», según su concejal Naiara Davó.

«También lamentamos que desde el Gobierno (local) no sean más contundentes con esta situación y pedimos que emplacen a la asociación (San Jorge) a buscar una solución integradora y que evite la discriminación en estas fiestas patrimonio de todos los alcoyanos y alcoyanas, no podemos permitirlo», añade.

Desde Fonèvol también critican lo que consideran incoherencias evidentes en la política del Casal festero. «En unas sorprendentes declaraciones, un representante de la Asociación San Jorge admite que la ordenanza de la fiesta esta incumpliéndose en el acto del Alardo, donde hay formaciones mixtas desde hace años con su conocimiento y, sin embargo, llevan años y años negando la participación de las mujeres en actos relevantes poniendo como excusa la prohibición de actos mixtos en la ordenanza», han afirmado en un artículo de opinión titulado con ironía «El Casal tiene unos principios. Si no le gustan, tiene otros», parafraseando la célebre frase humorística de Groucho Marx.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios