Imagen de Susana Díaz con unos militantes en Xàtiva
Imagen de Susana Díaz con unos militantes en Xàtiva - EFE
Primarias del PSOE

Susana Díaz obvia a Pedro Sánchez con un discurso de jefa de la oposición

La precandidata del PSOE proclama que ha llegado la hora de que gobierne una mujer

VALENCIAActualizado:

«Millones de españoles nos esperan y el país nos necesita. Unidos somos imparables». Susana Díaz ha optado por obviar a Pedro Sánchez y ya ejerce como jefa oficiosa de la oposición. Ayer, en el arranque de su campaña tras la apertura del plazo para la recogida de avales para las primarias del PSOE la precandidata apeló a la necesidad de poner en marcha un proyecto «reconocible, reformista y dispuesto a hacerse cargo de nuevo de España en un momento difícil y complicado».

En un acto con militantes en la localidad valenciana de Xàtiva apeló al recuerdo de la fallecida Carme Chacón y proclamó que quiere «seguir rompiendo techos de cristal: es el momento de que en España gobierne una mujer». Díaz cargó contra los Presupuestos Generales del Estado, que calificó de «falsos» y de los que dijo «amenazan» las pensiones; se comprometió a «blindar la sanidad pública» y recordó el «legado» de Felipe González (al que defendió de los ataques de Podemos); y las políticas de igualdad de la etapa de José Luis Rodríguez Zapatero al frente del Gobierno.

Sin citar explícitamente el conflicto soberanista en Cataluña, la presidenta de la Junta de Andalucía hizo un llamamiento «a reforzar los lazos de convivencia y la defensa de las raíces y el respeto por las culturas» entre las comunidades autónomas de España.

Díaz escogió la Comunidad Valenciana para el inicio de su gira por España. Una región en la que cuenta con el respaldo de Ximo Puig, uno de los barones territoriales que propició la caída de Pedro Sánchez y que ayer escenificó el apoyo a su homóloga andaluza en un acto institucional previo al mitin que Díaz dictó en la localidad de Xàtiva.

A pesar del apoyo de los principales referentes institucionales del PSPV-PSOE, Díaz pisó ayer una tierra en la que Pedro Sánchez goza del apoyo de una plataforma de 150 alcaldes y portavoces. Pese a ello, la dirigente andaluza evitó la confrontación con su adverdario en las primarias y optó por un discurso en clave conciliadora en el que recalcó que el proyecto que representa «se escribe en primera persona del plural, es un proyecto de todas las generaciones, acentos, territorios y hombres y mujeres que quieran aportar».

Al respecto, incidió, sin citar a Pedro Sánchez, en que el PSOE necesita actualmente del «apoyo de todos», pues el proyecto que le ha «tocado representar» en este proceso de primarias «es de todos los territorios» y recalcó que aunque es «100 % del PSOE», ella «nunca» pretenderá que este partido «sea 100 %» suyo.

En esa línea, recalcó que si consigue el voto mayoritario de los 180.000 militantes para convertirse en secretaria general «el PSOE no se va a entregar a nadie, no va a imitar a nadie» y «volverá a cambiar el país para la gente viva mejor». En ese tránsito, reclamó a los compañeros respeto y unidad en torno a «una gran familia» porque cuando el partido está unido «es imparable».