Guillem Bertomeu - LLETRAFERIT

Ya salen números Guillem Bertomeu

«A pesar del órdago catalán, la visita de Puig a Rajoy dejó buen sabor de boca»

Imagen del presidente Puig y del conseller Marzà tomada este lunes
Imagen del presidente Puig y del conseller Marzà tomada este lunes - EFE

Escribo estas líneas el día de “la Diada de Catalunya”. Toda la información está concentrada en nuestros vecinos del norte y supongo que será así hasta el próximo 1 de octubre, fecha marcada en rojo en la actualidad política nacional e internacional. Día donde el huracán “Irma” pasa a nivel de alerta 2, tras su paso mortal por Florida, y no olvidemos que se cumplen 16 años del fatídico atentado de las “Torres Gemelas” que cambió el ritmo de la historia y de la política exterior.

Esta semana en la Comunitat Valenciana tiene lugar el Debate de Política General en les Corts Valencianes, que marcará el recorrido a seguir por el Gobierno de Puig y dejará atrás el paso del ecuador de la legislatura. La semana pasada tuvo lugar una cita entre el Molt Honorable y el presidente Rajoy que no ha trascendido mucho en los medios, eclipsada por la actualidad política catalana. Tras dos horas de reunión, Puig salió con el convencimiento claro de la voluntad de reforma del sistema de financiación antes de final de año y también respecto al debate sobre la deuda histórica, además de dos nuevas citas concertadas con el ministro de Hacienda, el ínclito Montoro, y el de Fomento, Iñigo de la Serna. A pesar del órdago catalán, la visita dejó buen sabor de boca.

Rajoy también visitó tierras valencianas para presidir la Interparlamentaria Popular. De allí salió el titular de una inversión de dos mil millones de euros para el Corredor Mediterráneo, para obras en la pasante de la ciudad de Valencia y para estudios informativos del tramo entre la capital del Turia y Castellón. Parece que con todos los frentes que se le abren a Rajoy ha optado por tender puentes con la Comunitat Valenciana, después de años de tener a su propia formación, en la región, cara a la pared.

Esta semana ya han salido encuestas autonómicas que indican que le bloque de izquierdas mantendría el gobierno autonómico, con un Partido Popular estancado que podría incluso perder escaños tanto en Valencia como en Castellón y con una situación municipal en Valencia ciudad insólita y a la espera de que Génova decida actuar y poner orden en la formación de la tercera capital de España. Solo las buenas palabras de Rajoy y las múltiples visitas de los diferentes ministros no sobran para que el PPCV dé un golpe de autoridad y optimismo en el mapa político valenciano. No todo se soluciona a base de gestoras.

Compromís es otro de los protagonistas de la encuesta. Ganan en porcentaje de votos y escaños al PSPV, pero no les superan en diputados, donde suben dos respecto a 2015. También hay que decir que esta encuesta no tiene nada que ver con la misma que publicó la propia formación nacionalista donde arrasaban por la izquierda, empatando con el PPCV y superando en siete escaños a los socialistas. Encuestas ficción, pagadas por uno mismo, bien se podría decir aquel dicho que “el cliente siempre tiene la razón”, o “el que paga mana”.

Empezamos un curso político interesante, donde habrá mucha acción y seguro que se toman muchas decisiones. Cada vez la carrera de cara a 2019 está más cerca.

Toda la actualidad en portada

comentarios