Imagen de la firma del acuerdo de renovación de las alianzas del Pacto del Botánico el pasado diciembre
Imagen de la firma del acuerdo de renovación de las alianzas del Pacto del Botánico el pasado diciembre - ROBER SOLSONA
Política

Podemos vuelve a atacar al Consell tras la paz de los Presupuestos y lo acusa de plegarse a los empresarios

La formación morada critica que el Gobierno autonómico mantiene un «consenso artificial» pese a su firma en la renovación del Acuerdo del Botánico hace escasas semanas

VALENCIAActualizado:

La escenificación aparente de la paz entre Podemos y el Consell con el apoyo a los Presupuestos de la Generalitat para 2018 ha durado pocas semanas pese a la firma estampada por los morados en el acuerdo de medidas para cumplir con los mecanismos de fiscalización de las cuentas el pasado diciembre. Una rúbrica que, incluso, fue definida por Ximo Puig y por Mónica Oltra como una «renovación» y una «ampliación» de las alianzas del Pacto del Botánico.

Los apretones de mano y las buenas palabras han acabado con la resaca navideña y Podemos ya evidencia que el aumento del nivel de exigencia hacia el Consell del pasado año tiene visos de mantenerse e incrementarse en el que acaba de empezar.

Su líder en la Comunidad Valenciana, Antonio Estañ, ha vuelvo a enfundarse el traje de socio incómodo y durante su primera comparecencia tras las vacaciones ha acusado al Consell de defender más los intereses de las grandes empresas que el de los ciudadanosen determinadas decisiones como fue la tasa turística. Una cuestión que los enfrentó especialmente con el PSPV, que se oponía a implantarla durante esta legislatura y que se abstuvo -junto a Compromís- en la votación de la propuesta de los morados, por lo que no salió adelante.

El síndic también ha mencionado la nueva tasa de depósito de residuos en vertederos industriales, aprobada en comisión con los votos favorables de Podemos, los socialistas y la coalición y que no sentó bien en el sector azulejero. Semanas después, el presidente de la Generalitat anunciaba un proceso de diálogo con la industria cerámica para buscar fórmulas que reduzcan hasta un 90% el tributo, de modo que no les suponga una repercusión económica importante.

La bonificación cuenta con el visto bueno de Compromís, según ha expresado este martes su síndic, Fran Ferri, pero el partido morado la rechaza. «Son decisiones para no generar ningún tipo de conflicto con la gran empresa», ha expresado Estañ.

Al hilo de ambas cuestiones, ha manifestado su «insatisfacción» ante «la visión de Puig de mantener una especie de consenso artificial sobre el proyecto valenciano». Declaraciones que contrastan precisamente con la firma de ese acuerdo de los presupuestos pese a todos los reproches al Ejecutivo autonómico. «Nos preocupa porque hay que optar por beneficiar a los intereses mayoritarios y no particulares. Nos gustaría que el Consell estuviera al lado de los intereses de la mayoría y no de la gran empresa que ha encontrado en el PSPV un aliado», ha apuntado.

Para Estañ, «se respira una cierta sensación de que el Gobierno valenciano no va a mover piezas complicadas» porque hay «una especie de contexto electoral cuando queda un año y medio» para los comicios. Existe el riesgo, ha remarcado, de que decisiones que no puedan gustar a todo el mundo «se dejen para la siguiente legislatura».

El juego político

Tras estas críticas, el portavoz de Compromís, Fran Ferri, ha señalado que «entran dentro del juego político» y que son una forma que utiliza la formación morada para diferenciarse de los partidos que conforman el Consell. «Son legítimas y están bien, pero les pido que entiendan que cuando estás en la administración hay matices que hay que atender también», ha comentado.

Por su parte, el síndic del PSPV en las Cortes, Manolo Mata, ha considerado que cuando Estañ habla «de la gente», habla «de una gente» y «los demás hablan de otra». En su opinión, lo que no se puede es «cargar de impuestos como pretendían a ciertas infraestructuras que luego repercutían en los ciudadanos». Mata también ha indicado que algunas propuestas de Podemos están fuera del Acuerdo del Botánico y ha reivindicado que el Consell está con el pueblo valenciano: «Esto no es un conflicto entre empresas y ciudadanos porque son las empresas las que crean riqueza y puestos de trabajo».