Sociedad

Nacen las primeras veinte crías de tortuga boba custodiadas en una playa de Valencia

Los voluntarios esperan la eclosión de otros cincuenta huevos en unas horas

Imagen de una de las crías de tortuga boba
Imagen de una de las crías de tortuga boba - EFE

Un total de veintiuna tortugas boba del nido custodiado en El Saler (Valencia) han nacido ya y están a la espera de que el resto (cincuenta) salgan de sus huevos esta noche para su suelta juntas en la playa de la localidad valenciana de Sueca donde su madre desovó a principios del mes de julio.

A las 22.00 horas de ayer empezaron a salir a la arena las tortugas, después de que hora y media antes los voluntarios observaran el hundimiento de la tierra que indicaba el inminente nacimiento, según ha explicado a EFE la portavoz de la asociación medioambiental Xaloc, encargada de la protección del nido, Sara Sánchez-Quiñones.

Los 88 huevos estuvieron un tiempo enterrados en la playa de Sueca y luego, 17 fueron trasladados al Oceanogràfic de Valencia y el resto a una zona protegida de La Punta en la playa de El Saler, donde medio centenar de voluntarios los han custodiado desde entonces las veinticuatro horas del día a la espera de su eclosión.

Según ha manifestado Sánchez-Quiñones, desde que salió anoche la primera tortuga boba, una especie en peligro de extinción, han estado "controlando el nido" hasta que esta mañana se ha producido el nacimiento del resto hasta las veintiuna que han eclosionado.

"Las hemos cogido y resguardado en una caja y luego las soltaremos para que hagan un paseíto por la playa para coger las sensaciones de la arena", ha dicho la portavoz de Xaloc, que ha explicado que esas veintiuna tortugas serán trasladadas hoy mismo al Oceanogràfic.

Los expertos esperan que los otros cincuenta huevos eclosionen "todos juntos" esta noche y luego se reúnan con "sus hermanas" y, excepto unas pocas que se quedarán en el acuario valenciano, el resto serán soltadas en la misma playa donde desovó la madre y donde se espera que su instinto le haga volver para recibir a sus crías.

Imagen de una de las crías
Imagen de una de las crías- EFE

Sánchez-Quiñones ha afirmado que los técnicos marcaron a la madre, por lo que pudieron comprobar que intentó volver a salir en Almería para desovar de nuevo pero "la molestaron y no la dejaron" y esa opción se malogró.

Ha insistido en que si alguien ve una tortuga en la playa, no la debe molestar y debe llamar al teléfono de Emergencias 112 para que los expertos se hagan cargo de ella.

La tortuga desovó el pasado 3 de julio en una playa de la localidad valenciana de Sueca y tras unos días, los huevos fueron trasladados a la zona de reserva de La Punta en El Saler, donde el 17 de agosto se montó un campamento con la ayuda del Ejército de Tierra, que prestó una tienda que suelen usar en operaciones especiales.

Desde ese momento, medio centenar de voluntarios coordinados por Xaloc, ha custodiado el nido, en turnos de ocho horas durante todo el día, a la espera de un nacimiento que ha generado expectación en los medios de comunicación y muchos curiosos, que se han acercado a visitar el campamento.

Una semana después de montarse el campamento, los diez huevos que fecundados que estaban en el Oceanogràfic -de los diecisiete que se trasladaron allí para ser incubados- empezaron a eclosionar y nacieron las primeras tortugas boba de la puesta en la playa de Sueca.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios