Imagen de Ara Malikian durante un concierto
Imagen de Ara Malikian durante un concierto - DE SAN BERNARDO
Cultura

Ara Malikian: «En mi juventud fui tonto y oculté a los demás la verdadera historia de mi violín»

El músico español de origen libanés actúa este viernes en el Auditori Teulada Moraira dentro de su última gira mundial

VALENCIAActualizado:

Ara Malikian lleva varios meses contando al mundo la peculiar historia de su violín. En su último espectáculo, que recala este viernes en el Auditori de Teulada-Moraira (Alicante), el artista español de origen libanés y ascendencia armenia traduce a través de la música las aventuras experimentadas por su modesto instrumento de cuerda, que en una ocasión salvó la vida a su abuelo. “No es valioso como un Stradivarius ni nada que se le parezca –explica Malikian a ABC-, pero es muy importante para mi familia. Mi abuelo sobrevivió al genocidio armenio de 1915 gracias a que alguien le dejó este violín para que fingiera formar parte de grupo musical. Así es como pudo llegar a Líbano y rehacer su vida. Ésa es la razón por la que mi padre se empeñó en que yo tocara el violín. De nuevo gracias a él pude huir de la guerra que se libraba en mi país desde hacía veinte años para irme a estudiar música y a trabajar a Europa”.

Durante muchos años, esta historia permaneció oculta. “De joven tenía vergüenza de mi pasado, así que no la contaba a nadie. Estaba rodeado de alumnos que tenían violines glamurosos y caros, y yo me inventaba historias sobre el mío para que pareciera muy bueno. Era joven y tonto. Hasta que finalmente tuve sentido común y empecé a sentirme orgulloso de mi pasado. He dedicado una parte importante de mi carrera a ponerlo en valor, pero no de forma trágica, sino con una actitud positiva y divertida”.

En concierto, Malikian y la orquesta que le acompaña transitan por la música de los lugares por donde viajó su viejo instrumento, saltando con toda naturalidad del repertorio clásico (Bach, Paganini, Mozart) hasta las personales interpretaciones de canciones de bandas y artistas icónicos del rock y el pop como Led Zeppelin, Radiohead o David Bowie. Sin olvidar, por supuesto, sus propias composiciones, incluidas en el disco “La increíble historia de Violín” que da nombre a la gira que ha llevado al artista a países como Rumanía, Turquía, Brasil, Estados Unidos, y a su tierra natal, Líbano. A finales de diciembre, como colofón de su gira mundial. protagonizará dos actuaciones muy señaladas en Madrid y Barcelona.

A lo largo de su carrera en solitario, iniciada en España después de trabajar como concertino para la Sinfónica de Madrid durante siete años (“allí yo era el chico raro, pero me trataron muy bien”), Ara Malikian se ha mantenido fiel a un doble objetivo: acercar la música clásica a todos los públicos y asimilar la tradición folclórica de las culturas de Medio Oriente, centro de Europa y Asia.

“El principal culpable de que los auditorios estén cada vez más vacíos es de las personas que integramos el sector de la música clásica. Estoy convencido de que cualquier persona puede disfrutarla, pero por culpa de todos los protocolos y prejuicios que existen dentro de este mundillo, las personas de la calle no se acercan a ella porque temen no entenderla. Pero tengo que decir que yo, que me dedico a esto desde hace 40 años, tampoco considero que entienda del todo la música clásica. Sencillamente me emociona, que es lo importante”.

¿Tiene límites su vocación ecuménica? ¿Hay algún género o estilo musical que nunca pasaría por el filtro de su violín? “Para mí la música es libertad, no hay reglas y todo debe estar permitido. Es una pena que los más puristas de cada género no acepten eso. De todos modos, mi objetivo nunca ha sido fusionar por fusionar. Mezclar Beethoven con el reggaetón es lo más fácil del mundo. Lo interesante para mí es dejarse inspirar e interpretar nuevos estilos de forma muy personal”