ORIHUELA

Una jueza ordena que la hija de una víctima mortal de maltrato vuelva con su abuela

Los parientes del padre -en prisión- y la madre están enfrentadas y la Conselleria de Bienestar Social había decidido que la niña estuviera con una familia de acogida

Entrada a los juzgados de Benalúa, en Alicante
Entrada a los juzgados de Benalúa, en Alicante - JUAN CARLOS SOLER

Una jueza de Alicante ha suspendido cautelarmente la orden de la Conselleria de Bienestar Social que el pasado mes de mayo acordó apartar a una abuela de su nieta, tras la muerte de una madre presuntamente a manos de su padre, para entregarla en régimen de acogida a una familia externa. La pequeña, que ahora tiene cinco años, volverá a vivir con su abuela materna y con su hermano.

Estima de este modo la petición de la abuela materna, que lleva años pleiteando por la pequeña desde que su hija, madre de la niña, murió en agosto de 2014 en Orihuela a manos supuestamente de su marido, padre de la menor y que en la actualidad está en prisión en el centro penitenciario de Fontcalent.

La magistrada cuestiona la actuación de la Administración por haber obrado "sin tener una mínima información de cuál era el estado emocional y psicológico de la menor cuando se adoptó la misma". "Nos encontramos pues, con una decisión de la entidad pública adoptada sin ningún tipo de información o estudio previo y que ha determinado que la abuela materna no es idónea para seguir ostentando el acogimiento, además de que la menor está sufriendo las consecuencias de un enfrentamiento entre las dos familias", indica la resolución.

Tras el crimen, ocurrido en Orihuela, la niña, que entonces tenía dos años, fue declarada en desamparo por la Generalitat, Administración que asumió la tutela de la menor y acordó el acogimiento provisional de la niña a favor de la abuela materna, que fue declarada apta para ejercer la guarda.

Sin embargo, meses después, la Generalitat entendió que la pequeña debía quedar a cargo de la tía paterna. La abuela llevó el caso a la Justicia. El Juzgado de Primera Instancia número 8 de Alicante ordenó que la niña volviera con la abuela. La decisión fue confirmada por la Audiencia en 2015. Pero el Juzgado dejaba la puerta abierta a que la Consellería realizara una nueva valoración de la medida de protección más adecuada para la menor, tomando en consideración su edad y demás circunstancias concurrentes.

En este intervalo de tiempo, por orden judicial, se concedieron visitas a la hermana del padre, primero en sábados alternos y posteriormente en fines de semana, una situación que fue finalmente restringida a petición de la abuela para que fueran supervisadas en un Punto de Encuentro Familiar. Finalmente, el 10 de mayo de este año se acordó el acogimiento urgente de la menor con una familia seleccionada por la Generalitat durante seis meses.

La abuela materna recurrió la decisión de la Generalitat y pidió que, mientras se resuelve su recurso, la orden quedara en suspenso para que su nieta pudiera seguir viviendo con ella.

La jueza le ha dado la razón por considerar que la decisión de Bienestar Social es "totalmente opuesta a la recomendada por la psicóloga", que proponía "soluciones familiares frente a institucionales y las permanentes frente las temporales, teniendo en cuenta la corta edad de la menor".

Salida «brusca» del hogar

La medida, según se destaca en la resolución judicial, se ha adoptado sin hacer una valoración de las nuevas circunstancias que rodean a la menor y "esto ha supuesto a la menor salir de su núcleo familiar de manera brusca e inesperada, pasando de convivir con su abuela y su hermano a verlos unas horas cada quince días en un Punto de Encuentro Familiar".

Según el auto notificado este viernes a las partes, "no existen indicios de que la menor haya sufrido, durante el tiempo que ha durado el acogimiento con su abuela, problema emocional o psicológico alguno que hiciera necesaria la adopción de esa medida tan drástica".

Asimismo, se indica que "tampoco existen indicios de que la situación de la abuela materna haya variado desde que se declaró su idoneidad para ser acogedora de su nieta, tanto por este Juzgado como por la Audiencia Provincial. Y respecto a la medida de protección adoptada en la resolución administrativa de 10 de mayo de 2016, ha quedado acreditado del desequilibrio emocional que está sufriendo la menor cuando se tiene que despedir de su abuela y su hermano al acabar las visitas.

Para la jueza, resulta "sorprendente" que la entidad pública no acuda, por ejemplo, al centro escolar donde se encontraba matriculada la menor para recopilar toda la información relativa a la misma y más cuando ha colaborado estrechamente con dicho centro desde que se declaró el desamparo de la menor.

Precisamente, la tutora de la niña se ratificó en un informe en el que se reflejaba que en el curso la menor mostraba una conducta adecuada, mostraba estabilidad, estaba alegre, integrada y su aspecto era "impecable". De acuerdo con el auto dictado, tras la vista celebrada el jueves, la menor debe ser reintegrada "de manera inmediata" a su abuela materna.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios