Sáenz de Santamaría y el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, visitan la reanudación de las obras de la variante de Benissa en la carretera N-332.
Sáenz de Santamaría y el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, visitan la reanudación de las obras de la variante de Benissa en la carretera N-332. - EFE
Infraestructuras

Fomento licitará las obras del acceso al aeropuerto de Alicante-Elche en agosto

Sáenz de Santamaría anuncia el esperado proyecto en el inicio de la construcción de la variante de Benissa, que se abrirá al tráfico a finales de 2019

ALICANTEActualizado:

La vicepresidenta del Gobierno y ministra de la Presidencia y para las Administraciones Territoriales, Soraya Sáenz de Santamaría, ha informado este lunes de que el Gobierno licitará las obras para mejorar el acceso del aeropuerto de Alicante-Elche el próximo mes de agosto.

El anuncio se ha producido durante el acto de reanudación de las obras de la variante de Benissa (Alicante) celebrado este lunes, ocho años después de que fueran paralizadas. Ha dicho que el aeropuerto alicantino situado en la pedanía de El Altet (Elche) es una "prioridad" para el Gobierno, por lo que "en este mes de agosto ese acceso viario estará en licitación".

Así, ha enfatizado que el pasado viernes se presentó un plan especial de 5.000 millones de euros para invertir en 2.000 kilómetros de carreteras.

VARIANTE DE BENISSA

En ese sentido, ha expuesto que se invertirán este año 121 millones de euros en la red de carreteras de la Comunitat, de los que 30 irán a la red alicantina.

Soraya Sáenz de Santamaría ha puesto de relieve la mejora de la seguridad que supondrá para Benissa la nueva variante sobre la N-332 y que evitará que la localidad esté dividida en dos mitades dada la intensidad de tráfico, que ha cifrado en 12.000 vehículos al día.

La obra es "importante" tiene un presupuesto de 21,8 millones de euros, un 10 por ciento para integración ambiental, y con un plazo de ejecución de 32 meses -febrero de 2020-, aunque ha augurado que se podrá terminar en torno a finales de 2019.

La variante creará dos enlaces: uno por el Norte hacia Senija; y, uno por el Sur, hacia Xaló. Además, se habilitará un paso inferior peatonal entre Benissa y Senija y la carretera contará con una velocidad máxima de 100 km/h.

Alicante-Valencia por el interior

"Estamos cumpliendo los compromisos adquiridos", ha dicho la vicepresidenta, que ha incidido en que "no siempre España ha tenido la capacidad económica que tiene ahora". En ese sentido, ha puesto como ejemplo la variante de la Font de la Figuera, que une Alicante y Valencia por el interior, y que se abrió al tráfico el pasado 19 de junio tras invertir más de 110 millones de euros.

Asimismo, se ha referido al Corredor Mediterráneo que ha puesto en valor porque "articula 11 provincias" a través de 1.300 kilómetros y que es "prioritario" para el Gobierno y para la Comunitat Valenciana y "esencial" para la cohesión de España y para "potenciar las conexiones con la Unión Europea (UE)".

Sáenz de Santamaría ha señalado que se ha mejorado la "planificación" del Corredor Mediterráneo en los últimos años con un presupuesto de 6.350 millones entre 2012 y 2016 y que, después de conseguir en 2013 que fuera catalogado como corredor prioritario de la red transeuropea de transporte debe contar "año a año" con los recursos "necesarios para llevarlo a cabo".

Al respecto ha recordado que España es el segundo estado del mundo en kilómetros de Alta Velocidad y que, con un crecimiento anual del 3 por ciento, el impulso económico debe aprovecharse para terminar "infraestructuras estratégicas, esenciales para el país como los corredores ferroviarios y la red de carreteras".

Ha incidido en que más del 90 por ciento del transporte español se realiza por carretera y cada año se superan las visitas de turistas. "Por ello, la conservación de infraestructuras viarias es imprescindible para la economía, para la movilidad y para la seguridad".