Davide Livermore, intendente y director artístico del Palau de les Arts Reina Sofía de Valencia
Davide Livermore, intendente y director artístico del Palau de les Arts Reina Sofía de Valencia - EFE
Cultura

«¿Hay un deseo consciente de cerrar el Palau de les Arts?»: Livermore dimite por las trabas del Consell a la gestión

El intendente y director artístico del Palau de les Arts Reina Sofía de Valencia explica que hay actos «que hacen inviable» el cometido para el cual fue contratado

VALENCIAActualizado:

«¿Existe una voluntad consciente de cerrar el Palau de les Arts? Si la hay, conciente o inconsciente, yo no voy a ser cómplice». Davide Livermore, intendente y director artístico del Palau de les Arts Reina Sofía de Valencia, ha presentado este martes su dimisión tras tres años de gestión y tan solo un día después de la presentación de la nueva temporada de la ópera valenciana. Las causas, ha explicado, son las trabas administrativas de la Generalitat Valenciana en su gestión del Palau, principalmente «en la contratación de cantantes» y por no dejarle compatibilizar su cargo con la dirección de escena.

El detonante que le ha llevado a tomar la decisión, ha explicado, ha sido el borrador del informe de auditoría de 2016, que recibió ayer en su despacho y que indica que «el Palau de les Arts Reina Sofía no puede tener un intendente director artístico que sea un director de escena y que desarrolle su labor creativa en otros teatros». Al respecto, Livermore ha indicado que «se ha demostrado que sí es compatible», como ha hecho en durante tres años con el conocimiento y consentimiento del Consell, según ha asegurado.

«Ya era director de escena cuando fui contratado como intendente director artístico para el Palau de les Arts, momento en el cual parecía que no había problema alguno». El director ha añadido que, a partir de la publicación del borrador de 2015 en el que se ponía en conocimiento dicha incompatibilidad la Conselleria de Cultura «ha sido incapaz de encontrar una solución a esta circunstancia a pesar de su interés de mantenerme en el cargo».

La auditoría también considera que los contratos directos con los cantantes no se ajustan a los criterios de contratación del sector público, una condición que Livermore considera de imposible cumplimiento ya que no se puede exigir que una primera figura como Plácido Domingo se presente a una audición para demostrar sus méritos.

Livermore ha puntualizado que el problema no se debe a presiones –asegura que siempre ha trabajado con libertad– ni a cuestiones presupuestarias o falta de apoyo; sino a circunstancias, actos y acontecimientos «que hacen inviable» el cometido para el cual fue contratado.

El director artístico se ha preguntado si hay voluntad, consciente o inconsciente, de cerrar el Palau de les Arts cuando se anteponen las cuestiones meramente burocráticas a la calidad artística que debe presidir la gestión de un teatro público de ópera como este, que en apenas doce años se ha ganado un puesto de prestigio entre los mejores teatros líricos de todo el mundo.

Un centenar de trabajadores ha acogido a Livermore en la rueda de prensa en la que también ha acudido el maestro Plácido Domingo, quien confía en que la Conselleria arregle y «trate de mejorar las cosas para conseguir que Davide no se vaya». El director ha alabado el trabajo de Livermore durante toda su trayectoria y ha calificado la situación como una pesadilla. Respecto a la necesidad de convocar audiciones que exige la Conselleria, Plácido Domingo se mantiene en la posición de Livermore. «Las audiciones están bien para cargos como músicos, el coro... pero creo que para los cantantes internacionales, nadie se prestaría a audicionar. Hay cosas que se pueden solucionar, pero otras no».