Un momento de la rueda de prensa de esta mañana
Un momento de la rueda de prensa de esta mañana - EUROPA PRESS

La Cámara de Comercio de Cataluña alerta del riesgo que el debilitamiento de la economía se enquiste

La entidad prevé un crecimiento de 2,7% para este año y avisa de que podría ir a la baja si no se constituye el gobierno de la Generalitat

BARCELONAActualizado:

La Cámara de Comercio de Barcelona avisa de que el actual contexto político catalán “está frenando el crecimiento de la economía catalana” y alerta de la necesidad de superar el conflicto para evitar que la afectación se acabe enquistando. El presidente de la entidad, Miquel Valls, ha asegurado hoy que de no resolverse el conflicto, la situación llevará a “riesgos a medio plazo”.

La entidad ha presentado esta mañana su último análisis de coyuntura, referente al cuarto trimestre de 2017, y sus previsiones para la economía catalana en este año, un informe que constata que la situación política ha afectado de manera desigual a la economía catalana. Según al Cámara, a corto plazo el conflicto ha perjudicado principalmente al turismo y en menor medida al comercio y la construcción pero, por el contrario, no ha tenido afectación alguna en la industria, que cerró el año con buenas cifras.

“A medio plazo, la evolución a la baja de algunas variables asociadas con la confianza empresarial podría anticipar un debilitamiento de la inversión ante la incertidumbre por la situación política”, resalta la Cámara. Además, a largo plazo, el ente económico alerta de que “la conflictividad política afecte negativamente en las decisiones de localización de inversiones y centros de decisión empresariales, así como la atracción y retención de talento”.

El estudio estima que el PIB catalán creció un 3,2% interanual en 2017 y prevé un crecimiento del 2,7% para este año, siempre que se consiga constituir un gobierno en la Generalitat para los próximos cuatro años. El informe, que no contempla el impacto por la fuga de empresas de Cataluña, sí que corrobora la ralentización de la economía catalana, cuyo PIB creció un 0,5% entre octubre y diciembre, menos que el trimestre anterior (0,8%) y también menos que la media estatal (0,7%).

«La incertidumbre nunca desaparece»

Valls ha lamentado que en Cataluña "la incertidumbre se desplaza pero nunca desaparece", y ha resaltado que la economía catalana requiere y necesita "estabilidad, estabilidad y estabilidad", "un gobierno que gobierne y un presidente que presida", además de unos presupuestos que permitan desarrollar la economía y atender a los ciudadanos. "La Cámara no va a dar soluciones. Esto corresponde a los partidos políticos, que para ello se presentan y los votan los ciudadanos", ha finalizado Valls.