La exposición reúne algunas de las icónicas piezas de vestuario de la compañía
La exposición reúne algunas de las icónicas piezas de vestuario de la compañía - ABC

El Museo del Diseño viaja a las entrañas del Cirque du Soleil

Una exposición anticipa el regrso de la compañía tras seis años de ausencia

BARCELONAActualizado:

En 1984 trabajaban setenta y tres personas en el Cirque du Soleil y en la actualidad trabajan cuatro mil. Las cifras hablan por sí solas. Una exposición itinerante que se instala hasta el 4 de febrero en el Museo del Diseño de Barcelona (DHUB) nos muestra las entrañas de esta compañía que nació hace más de treinta años en la localidad canadiense Baie Saint Paul.

El director creativo Neilson Vignola es el mejor guía para seguir los pasos de «Cirque du Soleil. Behind the scenes» que es la antesala del desembarco de su espectáculo «Totem» el 23 de marzo en Hospitalet. «No podemos pasar por alto esta foto en blanco y negro de los inicios del grupo en Baie Saint Paul, al lado de Québec. Es una estampa muy circense». Vignola se apea ante una estantería llena de cabezas: «hacemos un molde de cada artista por si se rompe alguno de sus complementos durante una gira, en ese caso podemos hacer una réplica y enviarla allá donde esté actuando».

La exposición, de entrada gratuita, permite descubrir algunos secretos como las salas de patronaje donde trabajan ochocientas personas, las salas de fisioterapia o las salas de ensayos. Por otra parte, vestuario y maquillaje son sellos inconfundibles de la casa: «Los artistas aprenden a maquillarse solos tras dieciséis horas de clases». El lema de la casa es que «la creación no se para nunca».

«Totem», de Robert Lepage

El escenógrafo y director canadiense Robert Lepage firma el espectáculo «Totem» que llega a Barcelona el 23 de marzo. Este montaje se estrenó en 2010 y desde entonces no ha parado de girar. «Está basado en el origen de la vida y por eso el agua es un factor clave», desvela Vignola. El escenario es una concha de tortuga y hay muchas proyecciones de ríos, cascadas y lagos. El visitante de la exposición tendrá la suerte de ver de cerca algunos de los trajes de «Totem», cada uno de ellos con una simbología. «De todos ellos el más espectacular es el del Hombre de cristal que representa la fuerza de la vida y que brilla de forma majestuosa», añade Vignola mientras confiesa que el tema de vestuario es una de las grandes preocupaciones porque tiene que ser cómodo y resistente.

El Cirque du Soleil ya está experimentando con el hielo de la mano de grandes acróbatas en su espectáculo «Crystal». «La nueva producción de 2019 también va en la línea del hielo, no queremos desvelar muchas cosas pero sí que podemos anunciar que se están diseñando dos gradas de setecientas personas cada una que se separarán y se moverán durante el espectáculo. Una grada significará Oriente y la otra Oriente».