Picasso y Jaqueline, fotografiados en 1964 por Palau i Fabre
Picasso y Jaqueline, fotografiados en 1964 por Palau i Fabre - PALAU I FABRE

La Diputación recorre la cartografía «picassiana»

La exposició «Palau mira a Picasso» sigue los pasos del artista a través de Palau i Fabre

BARCELONAActualizado:

Tras recorrer Caldes d’Estrac, sede de la Fundació Palau i Fabre, y Málaga, la exposición «Palau mira a Picasso» llega al edificio central de la Diputación de Barcelona en la Rambla Cataluña. Y lo hace para descubrir la «cartografía picassiana con ojos de Palau i Fabre».

El comisario Víctor Fernández destaca que es un regalo para él poder enseñar esta colección de fotografías, dibujos y objetos varios. «Palau hizo fotos de cada uno de los lugares donde trabajó y vivió Picasso –destaca Fernández, quien se atreve a afirmar que Palau no era un buen fotógrafo–. No se puede entender por qué el Ayuntamiento de Barcelona no ha puesto una placa en la fachada de su primer taller en Barcelona».

«No se puede entender por qué el Ayuntamiento de Barcelona no ha puesto una placa en la fachada del primer taller de Picasso en Barcelona»
Víctor Fernández , Comisario de la exposición

Un autorretrato de Palau de camino a Perpiñán abre la exposición, que empieza en Málaga como ciudad natal del artista y prosigue en Barcelona, Madrid, Horta de Sant Joan (Tarragona), Gósol (Lleida), Ceret, París, Mougins, Vauvenargues y Vallauris (Francia). «Palau fotografió por fuera la primera vivienda-estudio de Picasso en París, conocido como el «Bateau-lavoir» en Montmartre, y, después de que ésta prendiera por el fuego años más tarde, Picasso accedió a recrear en un dibujo el interior del mítico espacio, que ahora se puede ver en la muestra».

Jacqueline le negó la entrada

El pintor malagueño reconocía que Palau era el mejor especialista en su obra. «Picasso le abrió las puertas de su vida en 1964 y cada vez que se encontraban el artista obsequiaba a Palau con algún dibujos, algunos de los cuales se pueden ver en la exposición», desvela Fernández mientras señala una foto de Palau el día que murió Picasso y que Jacqueline le negó la entrada en la casa, al igual que hizo con más gente.

Las vitrinas recogen muchas curiosidades. «Podemos ver, desde las entradas de las corridas de toros que compartieron Picasso y Palau hasta un retrato que hizo Palau de Picasso al más estilo Man Ray». La muestra viajará en marzo a la sede de Blanquerna en Madrid y más adelante irá a La Maison de la Catalogne de París.