Cataluña - Barcelona

Colau quiere zona azul más cara para coches grandes y contaminantes

El Ayuntamiento de Barcelona pretende que en días de contaminación alta haya un recargo de dos euros por aparcar

El gobierno municipal confía en fomentar la movilidad sostenible y reducir el tráfico privado
El gobierno municipal confía en fomentar la movilidad sostenible y reducir el tráfico privado - INÉS BAUCELLS

El Ayuntamiento de Barcelona pretende que los coches más grandes y más contaminantes paguen más por estacionar en el Área Verde y Azul. Así lo detalló ayer el gobierno de Ada Colau durante la presentación de su propuesta de ordenanzas fiscales para el próximo año, que ahora tiene que conseguir apoyos de la oposición.

De quedar aprobadas, las nuevas tarifas de estacionamiento en base a criterios medioambientales se aplicarán a todos los vehículos que estacionan en las plazas azules y verdes sin tener el distintivo de residente. Por el contrario, los usuarios registrados en el Área Verde tendrán en 2017 las mismas tarifas que este año.

Las tarifas propuestas por el gobierno de Colau tienen una cantidad mínima fija –más barata que los precios actuales–y un componente variable que se establecerá según el nivel de emisiones y dimensiones. Los vehículos clasificados como «cero emisiones» por la DGT serán los únicos que esquivarán estos coste extra. La tárifa máxima será de 3,45 euros por hora frente a los 2,75 actuales.

Para aplicar estas tarifas, el Ayuntamiento prevé contar con la información de la categorización ambiental que está preparando la DGT para establecer el grado de contaminación de cada vehículo. Por otro lado, el gobierno municipal prevé, además, que en episodios de contaminación, el estacionamiento de coches contaminantes se encarezca dos euros extra.

Según explicó ayer el concejal de Presidencia, Eloi Badia, para implantar estas tarifas se requerirán nuevos parquímetros en los que todo conductor deberá introducir su matrícula. El consistorio destinará 18 millones de euros para las nuevas máquinas y su mantenimiento para los próximos diez años. El consistorio espera potenciar la movilidad sostenible y luchar contra la contaminación con este modelo.

IBI congelado

Además, el consistorio quiere mantener congelado, un año más, el IBI a las propiedades de hasta 300.000 euros de valor cayastral, que se calcula que son el 98% del total. Al resto de viviendas se les mantendrá un tope del 8% de impuesto. Por otro lado, el equipo de Colau quiere una nueva tasa para el estacionamiento de buses turísticos que visitan la Font Màgica de Montjuïc.

La oposición mostró su rechazo a la propuesta. Desde Ciudadanos, Paco Sierra lamentó que Colau «ha perdido la oportunidad de bajar impuestos», mientras que Javier Mulleras, edil del PP, recriminó que con la propuesta «Colau consolida consolida Barcelona como la ciudad más cara de España». Además, CiUdenunció que Colau actúa de manera improvisada en materia fiscal y ERC denunció que la propuesta es «poco ambiciosa».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios