Cataluña

Salud cree probable que los casos de botulismo sólo estén relacionados con un lote o envase

La Generalitat no tiene constancia de ningún nuevo caso de botulismo, al margen de los dos bomberos que se intoxicaron

Imagen microscópica de la toxina botulímica
Imagen microscópica de la toxina botulímica - ABC
EFE Barcelona - Actualizado: Guardado en: Cataluña

El secretario de la Agencia de Salud Pública de Cataluña (ASPC), Joan Guix, considera «lo más probable» que los dos casos de botulismo diagnosticados en dos bomberos de Palafrugell (Girona) estén sólo relacionados con un lote o un envase de conserva de judías cocidas o de bacalao desmigado desalado.

La ASPC ordenó ayer la retirada preventiva de varios lotes de estos productos que se venden en los supermercados de toda España, y en Cataluña en los establecimientos Bon Preu y Condis, «que están colaborando total y absolutamente», según ha asegurado Guix en declaraciones a la emisora RAC-1.

Guix ha informado hoy de que Salud no tiene constancia de ningún nuevo caso de botulismo, al margen de los dos bomberos que se intoxicaron el pasado día 27 y que permanecen hospitalizados en Girona.

«Los bomberos siguen en situación grave en el Hospital Trueta. Están estables. Todavía no tenemos una buena resolución. No llegaría a decir que se teme por su vida, pero el botulismo es una enfermedad muy grave, que tiene entre un 5 y un 10 % de mortalidad. Seguramente este no será el caso, afortunadamente, porque están bien atendidos por buenos profesionales y todas las medidas tomadas», ha declarado Guix.

El secretario de Salud Pública ha recordado que el botulismo «es una enfermedad que se transmite a través de la comida, generalmente de conservas» y «en este caso, la situación más probable es que eran las judías y el bacalao».

«No nos constan más casos. Es una enfermedad muy extraña. Desde el año 1995 hemos tenido en Cataluña 7 brotes con 20 afectados, 18 de los cuales requirieron hospitalización. Siempre han sido relacionados con conservas caseras, sin garantizar niveles de higiene. Hasta ahora no habíamos tenido un brote relacionado con conservas industriales», ha revelado Guix.

Según el doctor Guix, «los síntomas de intoxicación botulímica comienzan muy inespecíficamente. Malestar, fatiga, pero luego la cosa se va complicando. Esta toxina afecta al sistema nervioso y la musculatura movida por el sistema nervioso».

Guix ha subrayado que la colaboración con los fabricantes y los distribuidores de los productos sospechosos «es total y absoluta. Son marcas muy serias. Todos los procesos están perfectamente protocolizados, con las medidas higiénicas correctas. No hay ningún tipo de duda. Lo más probable es que se haya producido un incidente relacionado con un lote o un solo envase».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios