Un visitante recorre el Caixafórum, que reúne desde hoy en Barcelona 96 fotografías de 23 Nobel de Literatura
Un visitante recorre el Caixafórum, que reúne desde hoy en Barcelona 96 fotografías de 23 Nobel de Literatura - Efe

Nobeles de Literatura, puertas adentro

El periodista Xavi Ayén y el fotógrafo Kim Manresa evocan en «Paseos de Nobel» el día a día de los escritores laureados

BARCELONAActualizado:

Escribir lo que un autor nunca dijo antes es el sueño de todo periodista. Sorprender la intimidad de un Nobel, la victoria del fotógrafo. Se puede decir que Xavi Ayén y Kim Manresa lo consiguieron en sus reportajes para La Vanguardia. En 2005 se fueron a buscar Nobeles de Literatura hasta sus casas, pasearon con ellos por sus barrios, supieron de sus rutinas cotidianas, atraparon la confidencia inédita.

La memoria de estos trece años compone «Paseos de Nobel», una exposición de CaixaForum: palabras e imágenes de veintitrés nobeles en diecinueve países. En un grisáceo bloque de pisos de Cracovia, Wislava Szymborska escribe a mano un poema; Saramago les guía por las empinadas rúas lisboetas; Modianoles muestra listines telefónicos de los años treinta y cuarenta que utiliza para sus novelas de la Ocupación… Naguib Mahfuz ya no puede ver ni casi oír; un amigo le grita al oído cada pregunta; Ayén y Manresa acompañan en metro al japonés Oé hasta un templo budista de Tokio…

Kim Manresa y Xavi Ayén, junto a algunas de las imágenes expuestas
Kim Manresa y Xavi Ayén, junto a algunas de las imágenes expuestas-EFE

El viaje a Roma para hablar con Darío Fo coincide con el ochenta aniversario del dramaturgo; con él y su esposa, Franca Rame, recorren universidades, teatros y bares… La entrevista sin cita previa la protagoniza Doris Lessing: «Nos abrió en bata y nos invitó a entrar a su casa de Londres: estaba viendo en televisión el festival hípico de Cheltenham».

En el barrio de Cihangir, Estambul, Pamuk ha escrito toda su obra mientras avista el Bósforo desde el comedor: «Miro por esta ventana y creo que no necesito nada más para ser feliz», confesará. Imre Kerstész les lleva a la Wittenbergplatz berlinesa: en un discreto monumento lee en voz alta el listado de los campos de exterminio. Al igual que Kertész, Herta Müller conoció el nazismo a través de su padre alcohólico y el comunismo de Ceausescu. Las conversaciones con Vargas Llosa se suceden en Barcelona, Madrid, Sagra, Nueva York, Estocolmo y Lima.

De todos los encuentros, Ayén destaca a Gabriel García Márquez: «Fue en México, poco antes de la Navidad de 2005, Gabo llevaba veinte años sin recibir a un periodista: ‘He dejado de escribir’ dijo. La declaración dio la vuelta al mundo. Fue su última entrevista».