Ángel Hernández Guardia - Tribuna Abierta

Día de la Nación Ángel Hernández Guardia

No debe sorprender a nadie que en estos territorios aparezcan con mayor fuerza, movimientos y reacciones de rechazo, más enérgicas y contundentes contra el complejo de identidad

- Actualizado: Guardado en: Cataluña

Una de las cuestiones fundamentales planteadas ante la sociedad española y no resuelta por la Constitución de 1978, es la no aceptación de la realidad nacional de España, por parte de algunos partidos nacionalistas y también y sobre todo por la indefinición y ambigüedad calculada por parte de la izquierda española y en especial por el PSOE.

Aunque el complejo irracional de falta de identificación y de identidad con España como nación de ciudadanos, no proviene, como se dice en ocasiones del rechazo a los cuarenta años de dictadura nacionalista española, por cuanto el debate de esta cuestión es anterior a dicha época y a la propia guerra civil española.

Ese complejo alcanza también a la derecha constitucional, a la que la izquierda califica siempre de derecha ultra e incluso fascista, en cuanto esta saca a relucir el patriotismo, las cuestiones de estado o el interés general. Este es principalmente el origen sectario de la actual circunstancia del PSOE con el “no es no” por encima de cualquier otra consideración.

Los ciudadanos que habitamos territorios con fuerte implantación del discurso nacionalista identitario, conocemos de primera mano las consecuencias desastrosas para el concepto de ciudadanía nacional que este tiene para la cohesión social y a largo plazo para la propia convivencia. Por ese motivo, no debe sorprender a nadie que sea en estos territorios donde aparezcan con mayor fuerza, movimientos y reacciones de rechazo, más enérgicas y contundentes contra el complejo de identidad y contra las políticas corrosivas y disolventes de la nación moderna de ciudadanos que tantas luchas y esfuerzos han supuesto a lo largo de nuestra historia y que engañosamente parecía por fin superado con el pacto de conciliación de la transición y su reflejo escrito en la Constitución.

Así se explica, que sea en Cataluña y desde Cataluña, el único lugar de España en que ya se ha convertido en una tradición de cinco años, que se celebre una manifestación totalmente cívica y transversal, espontánea y sin financiación de instituciones o estructuras políticas, convocada por más de 25 asociaciones, que reivindica sin complejos la nación española, el estado de derecho y la ley y las libertades civiles igual para todos. Españoles que desde Cataluña llevamos a España en el corazón, sin exclusiones.

El próximo 12 de octubre, a las 11´00 horas en el Paseo de Gracia nos congregaremos catalanes y españoles de diferentes tendencias políticas y sociales, militantes del PP y Ciudadanos y de entidades sociales y cívicas, al margen de sus propias estructuras y por una decisión transversal y personal para reivindicar y manifestar la realidad de nuestra inexorable voluntad de existencia y de disposición a la defensa de estos valores.

Os esperamos.

Ángel Hernández Guardia

Movimiento Cívico 12 de octubre de Cataluña

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios