El cirujano Antonio de Lacy (en el centro con el dispositivo) y su equipo
El cirujano Antonio de Lacy (en el centro con el dispositivo) y su equipo - ABC

El Clínic aplica realidad virtual para rebajar el estrés previo a una intervención quirúrgica

La tecnología, que permite recrear varias de las situaciones a las que se enfrentan las personas que van a ser operadas, reduce hasta un 70 por ciento la ansiedad preoperatoria

BARCELONAActualizado:

Los pacientes que van a someterse a una intervención quirúrgica, que hasta ahora se limitaban a seguir las instrucciones de los facultativos antes de entrar en quirófano, toman, por primera vez, protagonismo en el proceso. Gracias a un dispositivo de realidad virtual, el Hospital Clínic de Barcelona ofrece a estas personas, con un alto nivel de ansiedad debido al diagnóstico que afrontan, la posibilidad de recrear varias situaciones previas a una operación, lo que les proporciona información detallada sobre la experiencia que van a vivir. Así, gracias a esta aplicación que se introduce en unas gafas de realidad virtual, los pacientes pueden ver qué les depara desde que llegan a la puerta de admisiones del hospital, hasta que, una vez concluida la intervención, se enfrentan a la recuperación. El objetivo es, según explican los autores de la iniciativa, «reducir sus estrés y la ansiedad que sufren estas personas». «Está comprobado que el estrés aumenta el riesgo de complicaciones tras una operación; por este motivo es importante rebajarlo», señala en declaraciones a los medios el cirujano Antonio de Lacy, responsable del Servicio de Cirugía Gastrointestinal e impulsor de la aplicación «VR (Realidad Virtual) Pacientes», desarrollada por la plataforma de educación quirúrgica AIS Channel, de la que Lacy es uno de los fundadores.

Prueba piloto

Una prueba piloto realizada con 10 pacientes de entre 23 y 76 años de los que siete se habían ya operado y otros tres lo harán en los próximos 12 meses demuestra la validez del sistema. Así tras ser sometidos a esta experiencia de realidad virtual,el 70 por ciento de los pacientes redujo la ansiedad, ya sea a la anestesia o a la cirugía. Además, se detectó una disminución de la necesidad de mayor información en un 80 por ciento de los casos. «En general, la respuesta ha sido altamente positiva, del 90 por ciento», precisa Lacy.

Tras los buenos resultados de esta iniciativa, el Clínic arrancará en febrero un estudio prospectivo en el que se evaluará el impacto de este dispositivo en medio centenar de pacientes pendientes de una operación gastrointestinal. El director general del Hospital Clínic, Josep Maria Campistol; el jefe de la sección de Anestesiología, Jaume Balust; y la coordinadora de la sala de hospitalización de cirugía gastrointestinal, Patricia Vilares, que acompañaron a Lacy en la presentación del sistema, destacaron su eficacia y avanzaron que muy probablemente podría extenderse a otras especialidades en el centro así como a pruebas diagnósticas que causan ansiedad por su duración, como las resonancias magnéticas, o tratamientos difíciles, como la diálisis.

Experiencia desde casa

Con unas gafas virtuales, los pacientes pueden «vivir» desde su casa, de forma virtual, todos los pasos, desde el ingreso en el hospital hasta que entran en la sala de operaciones, el postoperatorio y la recuperación de su operación quirúrgica, entre otras situaciones.

La exposición, de forma graduada, a estos escenarios del Clínic de forma virtual consigue reducir la ansiedad de los pacientes en un alto porcentaje de casos. «El miedo a lo desconocido provoca angustia», afirma el responsable del Servicio de Cirugia Gastrointestinal del Clínic.

«Los pacientes con ansiedad requieren una estancia en el hospital más prolongada y tienen una mayor incidencia de complicaciones perioperatorias como respuesta al estrés, lo que puede causar taquicardia, arritmias, presión arterial elevada y trastorno de estrés postraumático, entre otras complicaciones», arguye Lacy.

Además, ha precisado, la ansiedad preoperatoria se produce como anticipación del dolor, la idea de separación de la familia, pérdida de independencia, temor ante el procedimiento quirúrgico o de complicaciones graves y el riesgo de llegar a la muerte.

«Es un gran liberador de estrés»

Myriam Villalobos, una de las pacientes que ha probado la nueva aplicación virtual, asegura en declaraciones a los medios que este sistema «es un gran liberador de estrés». «La recomiendo de corazón", dice la mujer, uno de los tres pacientes que formaron parte de la experiencia piloto y que será intervenida en los próximos meses.