Un viaje página a página por la geografía castellana y leonesa
Un viaje página a página por la geografía castellana y leonesa - ABC
Ocio

Viaje por Castilla y León, a través de cinco obras literarias

Machado, Guerra Garrido, Delibes, Elquivas o Egido han sabido retratar como nadie en sus obras los paisajes y las gentes castellano y leonesas

VActualizado:12345
  1. 1. Campos de Castilla, de Antonio Machado

    La Laguna Negra es uno de los escenarios que se recopilan en «La tierra de Alvargonzález»
    La Laguna Negra es uno de los escenarios que se recopilan en «La tierra de Alvargonzález» - ICAL

    «Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla, / y un huerto claro donde madura el limonero; / mi juventud, veinte años en tierra de Castilla; / mi historia, algunos casos que recordar no quiero», escribía en «Retrato», el poema que inaugura su obra magna, «Campos de Castilla». Si la presencia de su mujer Leonor y posterior muerte marcaron de alguna manera la vida y obra del sevillano, también fue en parte decisiva en ésta su encuentro con Soria y sus gentes. Durante su estancia en las tierras castellanas se produce en el autor un cambio ideológico: sale de su soledad y se preocupa por la situación de España, representada en Castilla. Así, El romance «La tierra de Alvargonzález», que incluye desde la primera edición de«Campos de Castilla» se desarrolla en las altas tierras de Soria, y narra la desgraciada historia de una familia campesina.

  2. 2. Castilla en canal, de Raúl Guerra Garrido

    Guerra Garrido posa junto al Canal de Castilla, estructura que le inspiró en su obra
    Guerra Garrido posa junto al Canal de Castilla, estructura que le inspiró en su obra - EFE

    El Bierzo se convierte en un espacio mítico en la narrativa de Raúl Guerra Garrido, pero el autor Premio Nacional de las Letras 2006, ganador del Premio Nadal y finalista del Premio Planeta, tiene otra predilección, el Canal de Castilla, «la obra más importante de ingeniería civil, y por lo tanto civilizadora, de los ilustrados españoles del XVIII» ha defendido en alguna ocasión. En 1989 publicó «Castilla en Canal», un trabajo resultante de recorrer junto a su mujer, en diferentes etapas discontinuas, la infraestructura hidráulica.

  3. 3. Viejas historias de Castilla La Vieja, de Miguel Delibes

    El éxodo rural era un problema que afectaba, y afecta, a Castilla y León
    El éxodo rural era un problema que afectaba, y afecta, a Castilla y León - ICAL

    Publicado en el año 1964, Miguel Delibes aborda a través de «Viejas historias de Castilla La Vieja» la problemática de la emigración en el medio rural castellano y leonés, hoy todavía presente. El autor vallisoletano cuenta a través de este relato corto la vida de Isidro, un chico de pueblo que va a estudiar a la ciudad llevando consigo el sentimiento de «patria chica» del castellano y el apego al terruño.

  4. 4. Inquietud en el Paraíso, de Óscar Esquivias

    Aunque la obra recuerda el verano del 36´, el Paseo del Espolón de Burgos es otro en invierno
    Aunque la obra recuerda el verano del 36´, el Paseo del Espolón de Burgos es otro en invierno - ICAL

    En octubre de 2003, el propio autor Óscar Esquivias, con motivo del II Congreso de Literatura Contemporánea de Castilla y León celebrado en Burgos, señalaba que la presencia en su obra de Burgos como espacio literario se debía en parte a que, cuando comenzó en este oficio, le servía como «estímulo» la «práctica inexistencia» de su localidad natal en la literatura contemporánea. «Inquietud en el Paraíso», que relata el transcurrir aquellos primeros días de verano de 1936 en la ciudad de Burgos, es la es la primera parte de una trilogía ambientada en el mencionado año, durante la Guerra Civil Española.

  5. 5. Los túneles del paraíso, de Luciano G. Egido

    Las vías del ferrocarril y su instalación llamaron la atención de Luciano G. Egido
    Las vías del ferrocarril y su instalación llamaron la atención de Luciano G. Egido - ICAL

    En su sexta novela, este escritor tardío recrea con crudeza las miserias y penalidades de miles de trabajadores en la construcción de los ferrocarriles que comunicaron los pueblos salmantinos del Duero con los vecinos de Portugal. Los cuatro años (1883-1887) que duró la construcción de aquella gigantesca obra de ingeniería ferroviaria aportan el marco a partir del cual el autor recrea la lucha por la vida en situaciones extremas.