Un modelo estadístico puede señalar en qué provincias hay más probabilidades de corrupción
Un modelo estadístico puede señalar en qué provincias hay más probabilidades de corrupción - SINC/PIXABAY
Sociedad

La inteligencia artificial predice la corrupción

Un estudio de la Universidad de Valladolid advierte de que si un partido se aferra al poder o hay un crecimiento económico sospechoso hay que estar vigilante

ValladolidActualizado:

¿Qué hace que una región sea más propensa a tener corrupción? Es la pregunta que se plantearon dos investigadores de la Universidad de Valladolid, que, ante los «muchos casos» que en los últimos años han salido a la luz, observaron cómo en algunos rincones del país los juzgados no habían llegado si quiera a tomar declaración a algún político por meter la mano en la hucha, mientras en otros puntos su presencia en los tribunales era una constante. La respuesta al interrogante estaba en la inteligencia artificial. La estadística, tomando un modelo de redes neuronales que imitan al funcionamiento del cerebro humano, ha resuelto el enigma y ha formulado un sistema que sirve para predecir dónde saltará la alerta a corto plazo. En resumen, cuando la economía despegue sospechosamente y un partido político se acomode en un Gobierno durante muchas legislaturas, es el momento de estar vigilante.

Si un partido «lleva más tiempo en el poder es más propenso» a ser corrupto, explica Iván Pastor Sanz, uno de los investigadores del estudio, que ha analizando todas las irregularidades registradas entre 2002 y 2012. Éstas han revelado que cuando un político «entra nuevo», «predicando con políticas de anticorrupción o sustituyendo a un partido del que la gente estaba un poco harta, normalmente no suele» cometer estos delitos. También influye que con «menos experiencia» no saben cómo «hacer la trampa» o que si asumen que no ganarán las siguientes elecciones sus últimos días los viven con la mano más larga.

La fórmula del Gobierno no parece decisiva. El estudio no ha encontrado grandes diferencias, pero sostiene Pastor que otros trabajos sí han apuntado a que en minoría se delinque más porque la «responsabilidad se va diluyendo», mientras con mayoría absoluta hay una cabeza visible a quien «culpar».

En cuanto a los aspectos económicos, se ha determinado que la corrupción es «más probable» en un escenario de crecimiento «muy exagerado», con nuevas empresas y entidades de depósito y donde se elevan los precios de la vivienda. Estos casos están muy vinculados a la construcción y los concursos públicos, que en un panorama de competencia empresarial son más propensos a «incentivos» y favores.

Con estos «patrones de la corrupción» sobre la mesa, el estudio pretende servir para «optimizar» los «limitados» recursos de la lucha contra la corrupción, enfocándolos hacia provincias donde coinciden factores de riesgo. Si éstos se aplican al pasado se habrían podido ver venir casos registrados en las zonas costeras de la Comunidad Valenciana, por ejemplo, por un «crecimiento económico» que fue «anormal» respecto a zonas parecidas.

Afortunadamente, para los próximos años este sistema de alerta predice menores indicios de corrupción en España debido a una mayor presión pública y a que la situación económica ha empeorado notablemente.

El estudio se enmarca en la tesis doctoral de Iván Pastor Sanz, uno de los coautores de del estudio junto al catedrático Félix López Iturriaga. Su trabajo, a punto de presentarse, ahonda en lo que «falló en la crisis» para encontrar la fórmula con la que «evitar» que vuelva a pasar. La corrupción no sería el único aspecto en torno al cual la estadística puede hacer de pitonisa. Estos dos investigadores ya avanzaron hace años que los bancos avisaron de su quiebra.