Sucesos

Las carreteras de Castilla y León acumulan 21 muertos en accidentes de autobuses en los últimos ocho años

El siniestro más grave se registró en el verano de 2013 en Tornadizos (Ávila), donde perdieron la vida 9 personas y 22 resultaron heridas

Accidente de autobús en Tornadizos (Ávila)
Accidente de autobús en Tornadizos (Ávila) - ICAL
ABC.ES Valladolid - Actualizado: Guardado en: Castilla y León

Las carreteras de Castilla y León acumulan en los últimos ocho años 21 muertos y más de 130 heridos en accidentes de autobuses, sumando la víctima que esta tarde se cobró el siniestro de Adradas (Soria) en el que falleció una mujer tras la colisión de un autocar de la empresa Alsa con un camión a la altura del kilómetro 24 de la A-15.

El accidente más grave de estos últimos años tuvo lugar en el verano de 2013 en la localidad abulense de Tornadizos, en la N-403, donde nueve personas perdieron la vida y 22 resultaron heridas cuando un autocar de línea regular volcó en el puerto de la Paramera.

Más recientemente, en octubre de 2014, se contabilizaron tres víctimas mortales en un siniestro registrado en la A-62, a la altura de la localidad palentina de Torquemada, al colisionar dos autobuses con turistas, uno procedente de Portugal y otro de Francia, que viajaban en dirección a Burgos.

Históricamente, en las últimas décadas los accidentes más graves registrados en la Comunidad con este tipo de vehículos tuvieron lugar en el año 2000 en la localidad soriana de Golmayo (con 28 fallecidos) y en el año 1979 en el término municipal zamorano de Santa Cristina de la Polvorosa (con 49 muertos).

En la localidad zamorana de Santa Cristina de la Polvorosa, a cinco kilómetros de Benavente, el accidente de tráfico se cobró la vida de 49 personas, 45 de las cuales eran niños, al caer un autocar al río Órbigo. Los menores, de entre 12 y 14 años, estudiaban en el colegio Vista Alegre de la localidad pontevedresa de Vigo y regresaban de un viaje a Madrid organizado por el centro. Tanto los tres profesores que les acompañaban como el conductor del autobús fallecieron en el siniestro. Solamente sobrevivieron nueve escolares y un soldado llamado José Antonio Arias, que prestaba servicio en La Línea de la Concepción (Cádiz) y que había pedido en Benavente que le llevasen a Galicia.

También fue especialmente trágico el siniestro que el 6 de julio del año 2000 se cobró la vida de 28 personas (26 estudiantes de segundo y tercero de secundaria y dos monitores) en la localidad soriana de Golmayo, cuando la colisión del autobús en que viajaban colisionó contra un camión cargado de ganado porcino en la N-122. En el autocar viajaban alumnos de dos colegios gabrielistas de Cataluña, con destino en un campamento en las inmediaciones de Aranda de Duero (Burgos).

También en la provincia de Ávila, como el accidente registrado hoy, el 12 de febrero de 2001 se produjo un accidente que se saldó con siete fallecidos después de que el autobús en que circulaban por la Autovía del Noroeste (A-6), en dirección Madrid, volcase sobre la calzada en las proximidades de Arévalo. En él viajaban 30 integrantes de la Compañía Lírica Española, en su mayoría técnicos, que habían partido de madrugada desde Gijón tras una actuación en el Teatro Jovellanos. El siniestro se saldó con siete fallecidos y una docena de heridos.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios