La fábrica está situada en el kilómetro 2 de la carretera de Toledo
La fábrica está situada en el kilómetro 2 de la carretera de Toledo

El trabajador aplastado por una máquina era vecino de Guadamur y tenía 46 años

La muerte, por aplastamiento del pecho, se produjo el martes a las 18.30 horas

ToledoActualizado:

Un trabajador, Manuel Rioja Marugán, de 46 años y vecino de Guadamur, resultó muerto este martes por la tarde al sufrir un accidente laboral al quedar atrapado por una máquina de una fábrica de quesos en la localidad toledana de Totanés. En concreto, en la fábrica Quesos Navalmoral, situada en el kilómetro 2 de la carretera de Toledo. El trabajador quedó atrapado por una maquinaria de la fabrica, por causas no aclaradas, que le oprimió el pecho y le ocasionó la muerte.

Comisiones Obreras denunciará ante la Inspección de Trabajo el accidente que ocasionó la muerte de este trabajador, que pertenece a una empresa en la que no hay representación sindical ni delegado de prevención.

En una nota de prensa, CCOO ha avanzado que denunciará ante la Inspección de Trabajo el siniestro, ocurrido en la empresa Quesos Navalmoral, que estará «muy pendiente de la investigación», al tiempo que ha dado el pésame a la familia del trabajador fallecido y a sus compañeros y se pone a su disposición «para cualquier necesidad que pudieran tener en relación con este trágico suceso».

Asimismo, ha señalado que exigirá que se esclarezcan las causas del accidente «con la mayor celeridad» y «que se establezcan las responsabilidades que procedan si se evidencian irregularidades». También se pone a disposición «de todos los trabajadores afectados por falta de medidas prevención en cualquier empresa».

En este sentido, el secretario general de CCOO de Toledo, José Luis Arroyo, ha apuntado que los accidentes laborales «no son una fatalidad inevitable con la que hay que convivir por el mero hecho de ir a trabajar». Según el secretario provincial de CCOO de Toledo la siniestralidad laboral «se puede y se debe erradicar en todas las empresas cumpliendo la legislación de salud laboral».

CCOO ha indicado que la empresa Quesos Navalmoral «cuenta con una veintena de trabajadores, pero jamás ha celebrado elecciones sindicales». Por lo tanto, «la plantilla carece de representación legal, no hay delegados sindicales ni por supuesto delegado de prevención», ha añadido Comisiones Obreras.

Al respecto, ha señalado que «como en tantas otras ocasiones, el accidente de ayer se ha producido en una empresa donde no hay sindicato» y ha exigido a las empresas «que extremen el empeño en el cumplimiento de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales».

Del mismo modo, ha exigido a la Administración «que extreme la vigilancia y el control» y también a los empresarios «que faciliten, en vez de impedir, la participación de los trabajadores en las tareas de prevención». «Los empresarios tienen que entender que la presencia sindical y la actuación de los delegados de prevención son un valor para su empresa, la mejor ayuda que pueden encontrar para cumplir con la responsabilidad que le exige la Ley de garantizar la salud y la seguridad de sus trabajadores», ha sentenciado el sindicato.