Luis García Montero y Leonardo Padura, en la presentación de «La transparencia del tiempo»
Luis García Montero y Leonardo Padura, en la presentación de «La transparencia del tiempo» - LUNA REVENGA

Leonardo Padura y Mario Conde se citan en Toledo

El escritor cubano ha presentado en Toledo su última novela, «La transparencia del tiempo», en la que vuelve el famoso expolicía que se debe encargar de recuperar una virgen negra en la Habana de 2014

ToledoActualizado:

El salón de actos de la Biblioteca de Castilla-La Mancha se ha quedado pequeño este sábado para acoger la presentación de la última novela del escritor y periodista cubano Leonardo Padura (La Habana, 1955). Pasadas las doce y media, el Premio Princesa de Asturias ha llegado por primera vez a Toledo para presentar «La transparencia del tiempo» (Tusquets),su última obra, que vuelve a protagonizar -por novena vez- su alter ego, Mario Conde, el expolicía bebedor y fumador, hombre decente, pero que en este libro comparte con los lectores la «desazón» que le produce cumplir 60 años.

Con gran expectativa ha sido recibido el autor cubano, que no ha defraudado al público toledano que ha asistido a su encuentro. Padura ha hablado de esta última novela, en la que no pueden faltar los escenarios de la Habana, una ciudad hermosa y sensual, y en la que aborda la relación del paso del tiempo y la historia.

Aunque también habla de sus amigos y la circularidad del tiempo. «En la transparencia del tiempo» vuelven a aparecer sus amigos de siempre: Carlos «El flaco», Tamara, la fiel amante de la belleza asentada y a la que Mario Conde tuvo que esperar 15 años.

Además, aparecen en esta novela Josefina, la madre de Carlitos, Candito «El rojo» , «El conejo» y, por supuesto, Mario Conde, personaje al que Padura «le ha robado sus ideas» y, al que el escritor no ha dudado en calificar como «un jodedor», mal comido y un heterodoxo, que se dedica a comprar y vender libros antiguos. «Es un hombre más viejo y decente, con el que he recorrido un largo camino. Es mi compañero, mis ojos y es el testigo de lo que está sucediendo en mi vida y en la Cuba de 2014», ha señalado el autor de «El hombre que amaba a los perros» y «Herejes», entre otros.

En la presentación de la «Transparencia del tiempo» al autor caribeño le ha acompañado el poeta Luis García Montero, que se mostrado orgulloso de acompañar a su amigo en este acto. Montero ha calificado a Mario Conde como «un hombre que busca una respuesta humana al envilecimiento de los sueños». «Mario nos enseña a mirar la realidad y a ver la podredumbre que nos rodea, pero también necesita un lugar para la complicidad».

Luis García Montero ha sido el encargado de conducir una charla en la que el público asistente ha disfrutado. En esta conversación literaria ha habido momentos para repasar las «obsesiones sexuales del expolicía», las cenas copiosas junto a su amante Tamara, las complicidades con sus amigos, la casa donde vive actualmente Padura y que construyó su padre, las influencias catalanas y el recorrido que hace el autor para narrar la historia de «La transparencia del tiempo».

Referentes literarios

Pero si hay algo que Leonardo de la Caridad Padura Fuentes no niega han sido sus referentes literarios. El gran Lezama Lima, Alejo Carpentier, Ernest Hemingway, Raymond Chandler, Dashiel Hammet, Philip Roth y Manuel Vázquez Montalbán.

Precisamente, de Ernest Hemingway ha señalado que es un hombre que no le gusta a Mario Conde, «por los numeritos que montaba el escritor», ha asegurado el autor cubano, que también ha reconocido su desencanto con el escritor norteamericano. De Hemingway ha afirmado que fue un hombre que vivió en permanente conflicto cuando «se tuvo que plantear dejar de escribir».

Aunque uno de los momentos más emotivos de este repaso literario ha sido el recuerdo a Manuel Vázquez Montalbán y cómo disfrutaba con la palabra «comemierda». Además, ha recordado que el escritor catalán siempre le regalaba libros en sus encuentros en Barcelona.

Uno de esos libros fue uno de recetas de cocina, que le ha servido a Padura para evocar la escasez de comida en los años 80 y cómo su esposa, la guionista Lucía López Coll, descubrió que la imaginación también funciona en la cocina. Una de esas recetas era la leche frita... que también se cocía en la isla caribeña.

Finalmente, Leonardo Padura ha adelantado que ya está escribiendo su próxima novela, que se llamará «El clan disperso», en el que abordará la disgregación de los amigos por el mundo, pero también -ha explicado- en la que hace una reflexión sobre cómo conservar la pertenencia o como desgajar la pertenecencia para sobrevivir.