FOTOS: LUNA REVENGA

El Museo del Greco en Toledo muestra doce impresionantes iconos bielorrusos

La exposición está compuesta por obras de los siglos XVII y XVIII realizadas sobre tabla mediante pintura al temple. Todas pertenecen al Museo Nacional de Bellas Artes de Bielorrusia y proceden de los iconostasios de algunas de las iglesias más antiguas del país

TOLEDOActualizado:

El Museo del Greco ha inaugurado este viernes una exposición de iconos de los siglos XVII y XVIII, procedentes del Museo Nacional de Bellas Artes de Bielorrusia, que tiene como fin mostrar el arte postbizantino de Europa oriental y confrotarlo en un «diálogo artístico» con los orígenes bizantinos del Greco. La muestra, que lleva por título «Iconos bielorrusos: Misterios del tiempo y del espíritu», está integrada por 12 iconos de «extraordinaria calidad» procedentes de monasterios e iglesias, que se conservan en el Museo Nacional de Bellas Artes de Bielorrusia.

Según explicó en su presentación el director del Museo del Greco, Juan Antonio García Castro, la exposición se ha organizado por dos motivos contribuir a la cooperación cultural entre España y Bielorrusia con motivo de la apertura de la Embajada bielorrusa en Madrid y dar la oportunidad a los visitantes del museo de ver unas obras que tienen la misma raíz que las que realizó el Greco.

Se trata, según García Castro, de dar la posibilidad a especialistas, estudiantes e interesados en el mundo del arte y visitantes en general «de observar y admirar un conjunto de obras que tienen la misma raíz, en el concepto y en el estilo, que tenía el Greco en su Grecia natal y en su origen bizantino».

En este sentido, ha aclarado que a diferencia de otras exposiciones que se han montado sobre el artista, en esta ocasión se va al origen y la raíz del concepto pictórico del Greco en el mundo bizantino, ya que en su Creta natal era pintor de iconos.

El Greco se hizo pintor occidental tras su paso por Venecia, por Roma y fundamentalmente por Toledo, «pero nunca olvidó su origen bizantino y el concepto postbizantino de su pintura, de tal manera que incluso se ve en las obras de su etapa final como el icono que presenta al Cristo redentor bendiciendo al Salvador en el «Apostolado» que se expone en el Museo del Greco».

Según García Castro, se ha buscado que el público pueda ver que la raíz pictórica y el concepto artístico es el mismo, a través de un diálogo entre el arte bizantino de la Europa Oriental (la antigua Rutenia, actual Bielorrusia) y la obra del Greco.

En la obra del pintor cretense, a pesar de estar muy occidentalizada en muchos conceptos, «todavía permanecen raíces claramente bizantinas, que es lo que se quiere destacar en la exposición», ha añadido García Castro.

Por su parte, el director del Museo Nacional de Bellas Artes de Bielorrusia, Vladimir Prokoptsov, ha explicado que el objetivo de la muestra es mostrar en España el gran nivel que tiene el arte sacro bielorruso y ha destacado que es el resultado de dos años de trabajo que han permitido montar una exposición «fantástica».

Prokoptsov ha dicho que es una exposición muy relevante para Bielorrusia, la más importante que ha montado en 2016 que ha sido declarado Año de la Cultura por la República Bielorrusa.

El director del Museo Nacional de Bellas Artes de Bielorrusia ha expresado su satisfacción por poder mostrar en España «como pintaban a los santos nuestros pintores bielorrusos» y compararlos con el arte del Greco y ha augurado que habrá compatriotas que vendrá a ver la muestra. A su vez, García Castro ha señalado que la muestra permitirá ver a los visitantes del mundo occidental como se organizan y se disponen los iconos en los iconostasios de las iglesias ortodoxas. La muestra, que se exhibirá en el Museo del Greco hasta el próximo 12 de marzo, estará acompañada durante estos tres meses por actividades complementarias sobre la cultura, las costumbres, la gastronomía y el folclore bielorruso.