TOLEDO

Un toledano gana el premio literario UPC de Ciencia Ficción, el más importante del género

Tras recibir el galardón convocado por la Universitat Politècnica de Catalunya por «Éxodo», David Luna presenta «Laberinto Tennen»

MARÍA JOSÉ MUÑOZ Toledo - Actualizado: Guardado en:

Este sábado, 26 de noviembre (12 horas), presenta en la Biblioteca de Castilla-La Mancha «Laberinto Tennen» (ediciones El Transbordador), su segunda novela (la primera extensa) tras la publicación el pasado febrero de «El ojo de Dios», que fue finalista del Premio del XXVII Certamen Literario Alberto Magno de Ciencia Ficción. El autor, David Luna Lorenzo, está encantado del avance «supersónico» que su obra ha alcanzado en solo unos meses.

Porque el pasado 23 de septiembre pasado este escritor toledano, trabajador de la Biblioteca Regional, recogió, con otra de sus obras, «Éxodo», el Premio UPC de Ciencia-Ficción 2016, el galardón más importante de este género en el ámbito nacional, y que consiguió en liza con otras 61 obras inéditas que se presentaron este año al concurso literario internacional, convocado por el Consejo Social de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC) desde el año 2011.

David Luna con su nueva obra
David Luna con su nueva obra

El autor, ya todo un especialista en ciencia ficción, fantasía y terror, narra en «Éxodo o cómo salvar a la Reina» la migración estacional de una comunidad que lleva siglos viviendo en un extraño planeta. Tras sufrir un proceso de deshumanización, el protagonista del libro, uno de los líderes del grupo, intenta invertir la situación manteniendo los vínculos con el planeta Tierra, al mismo tiempo que lucha por salvar al grupo de la extinción en un viaje lleno de amenazas.

Luna siempre había soñado con poder ganar el Premio UPC de Ciencia-Ficción, un galardón del que se declara un gran seguidor desde hace muchs años y que en su 23ª edición ha contado como miembros del jurado con los profesores de la UPC Lluís Anglada, Miquel Barceló (emérito y uno de los impulsores del galardón, además de gurú de la ciencia ficción en España), Jordi José, Josep Casanovas y Manuel Moreno.

El propio Luna está sorprendido de su éxito, además de exultante: «Soy el primer castellano-manchego que gana el Premio UPC y estoy encantado de que me pongan nombre y me pongan cara», dice. Pero es que, además, ha ganado este año el Domingo Santos de Relato Corto de Ciencia Ficción, Fantasía y Terror, con lo que puede decirse que es uno de los autores de ciencia ficción más galardonados de los últimos tiempos junto a Guillem López, quien, como Luna, opina que el género vive un cambio generacional importante en España gracias a multitud de editoriales pequeñas.

Este sábado, David Luna presenta en la Biblioteca de Castilla-La Mancha su segunda novela, la primera extensa, tras "El ojo de Dios»

Explica Luna que en la novela que ahora presenta, «Laberinto Tennen», una aventura clásica que se mueve por los caminos de la ambigüedad, renace una nueva Inquisión con tal poder que sume al mundo de nuevo en el Medievo y prohíbe el uso de la tecnología. El protagonista es Bastián, un ladronzuelo dotado de capacidades extrasensoriales, con sueños desconcertantes y premonitorios, que emprende su particular aventura «de la mano de unos personajes muy poderosos, los tennen, con los que desbaratará una peligrosa confabulación», explica Luna a ABC sobre su novela y los dos niveles de lectura que contiene: «Las aventuras, el pasarlo bien, están en el primer vivel; y otro con mucha más simbología, más espiritual, donde introduzco la práctica del zen».

La trama de la novela comienza en una ciudad llamada Tolde, que no es otra que la Toledo que ha vuelto al medievo, una ciudad empobrecida tras una guerra terrorífica: «Todo es como el apocalipsis, y ese miedo a que vuelva a utilizarse la tecnología en otra guerra lleva a la nueva Inquisición a prohibirla».

«Yo de alguna forma quería rendir homenaje a todas estas historias de aventuras que a mí me han gustado muchísimo; la Inquisición siempre me ha impactado mucho, como ahora puede hacerlo el Daesh, esa locura en nombre de Dios, y quería meter también el tema de los poderes mentales».

Quiere resaltar Luna que su novela es «muy cinematográfica porque, aunque son 400 páginas, la gente que se lo ha leído me dice que no pueden parar de leer, que se lee rapidísimo y a la vez tiene miga, esa crítica social, sobre todo de las relaciones interpersonales, que me encantan. La novela funciona porque los personajes tienen vida y toman su propio camino».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios