Estado del rio Tajo ayer a su paso por el toledano puente de San Martín
Estado del rio Tajo ayer a su paso por el toledano puente de San Martín - Luna Revenga

Agentes medioambientales investigan el cauce del Tajo, totalmente tapizado de espumas

Una llamada de alerta al 112 obtiene esta respuesta: «¿Cuál es la emergencia, señor?»

ToledoActualizado:

Pasado el mediodía de este jueves, el río Tajo, a su paso por Toledo capital, ha comenzado a presentar un estado lamentable, con su cauce totalmente saturado de espumas por la altísima contaminación que sufre. La Plataforma Toledo en Defensa del Tajo ha dado la voz de alarma: «...las espumas están creciendo a pasos agigantados en el #Tajo a su paso por #Toledo». «#ElTajoseahoga y nadie hace nada por atender sus gritos de socorro. La ministra sigue hablando de trasvases y pactos para ejecutarlos y las autonomías buscan sacarle tajada».

El presidente de la Plataforma, Alejandro Cano, ha explicado a ABC que, después de varias llamadas, a través de un contacto personal, han conseguido que agentes medioambientales hayan procedido a la activación del protocolo de rastreo del río, aguas arriba, actividad que estaban realizado sobre las tres de la tarde.

«El cauce está tapizado entero de espumas, es llamativo verlo así, y alarmante también porque al final nos acostumbramos a esa imagen y no puede ser. Es una vergüenza que esto ocurra y nadie tome cartas en este asunto», ha dicho muy preopcupado Cano, quien ha contado que también han llamado al Servicio de Emergencias de Castilla-La Mancha 112 para describir y alertar de la situación de las espumas. Como respuesta han obtenido: «¿Cuál es la emergencia, señor?».

La contaminación del río y la presencia de espumas se debe a factores como las bajas temperaturas o el batir de las aguas en las presas, que las hacen «reflotar», explica Cano, quien matiza que, aunque no aparecieran espumas, la contaminación del río es patente. «Las espumas son la forma que tiene el río de hablar y de decir: esto me sobra, es una voz de socorro. Pero hoy hay sobresaturación de espumas. No existe sensibilidad alguna».