Gregorio, este viernes durante la rueda de prensa
Gregorio, este viernes durante la rueda de prensa - Ana Pérez Herrera

Su seguro (y atento) servidor

La Delegación del Gobierno en Castilla-La Mancha, la mejor valorada de España en 2017 según la encuesta «La Voz de los Ciudadanos», dada a conocer por José Julián Gregorio

ToledoActualizado:

El delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, José Julián Gregorio, se deshizo este viernes en agradecimientos y elogios a los funcionarios y trabajadores de su departamento y de las subdelegaciones de cada provincia de la comunidad autónoma. También se acordó de los miles de agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil destinados en la región. «Sin su esfuerzo y sin su dedicación, no habría sido posible mantener los niveles de exigencia y calidad requeridos», afirmó Gregorio.

Sus palabras de reconocimiento obedecían a que la Delegación del Gobierno que él dirige es la mejor valorada de España por los ciudadanos en 2017. Gregorio desveló que la encuesta «La Voz de los Ciudadanos» concluye que las oficinas de atención al ciudadano responsabilidad del delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha obtienen una puntuación media de 4,46 sobre 5. «Lo que en el argot estudiantil es sacar un sobresaliente, y esto se lo debemos a los ciudadanos y a los funcionarios», añadió Gregorio, licenciado en Filología Hispánica y profesor de instituto de Educación Secundaria en excedencia.

Las notas más altas las obtiene en el trato personal (4,7), satisfacción con el trato recibido (4,64) y el tiempo de dedicación a la consulta (4,57). Siguen la información facilitada (4,56), el tiempo de espera (4,34), la calidad de las instalaciones (4,22) y el acceso a la oficina (4,20).

Las cinco subdelegaciones del Gobierno en Castilla-La Mancha también obtienen una nota alta (no se facilitó el dato) y superan con ella la media nacional (4,21). Y por provincias, según Gregorio, la Subdelegación del Gobierno en Guadalajara es la segunda mejor valorada de España (dato no revelado), por detrás solamente de Palma de Mallorca (4,90).

Gregorio puso algunos ejemplos para demostrar la eficacia de su departamento: las consultas por correo postal son contestadas en un plazo máximo de 20 días hábiles, contados a partir del día siguiente de su recepción, y las consultas por correo electrónico son respondidas en un plazo máximo de dos días hábiles.

En 2017, la Delegación del Gobierno en Castilla-La Mancha y las subdelegaciones en la región gestionaron 339.842 registros de entrada y de salida en sus oficinas. Como ya sucedió en 2016, la cifra va en descenso cada año desde que en 2013 comenzó a utilizarse la administración electrónica.

Por áreas, en Agricultura se emitieron 4.390 certificados sanitarios de exportaciones, lo que representó más de 54.377 toneladas en productos cárnicos. En Sanidad, fueron destruidos 1.583,039 kilogramos de sustancias estupefacientes que habían sido requisadas por las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado.

En Trabajo e Inmigración, se tramitaron 19.751 solicitudes de autorizaciones de residencia en Castilla-La Mancha y se mantuvo en 2017 «el logro alcanzado en 2015»: las autorizaciones para trabajar de ciudadanos que no tuvieran la nacionalidad española en periodos especiales en la región, como la vendimia, se resolvieron en un plazo de 24 horas, «con el total concurso de sindicatos y organizaciones agrarias», recalcó Gregorio.

Derecho de reunión

En Educación, se realizaron desde las cinco subdelegaciones del Gobierno 1.479 trámites de homologaciones de estudios extranjeros universitarios y trámites para la gestión y entrega de títulos universitarios españoles.

En otros campos, Gregorio resaltó los 30.869 expedientes de justicia gratuita gestionados durante el pasado año. También destacó el número de manifestaciones, 1.429. «Se facilitó el ejercicio del derecho de reunión para que cualquier ciudadano se pueda manifestar pacíficamente», aseguró.

Y el delegado del Gobierno no dejó en el tintero la tasa de criminalidad (31,27% de enero a septiembre de 2017), lo que convierte a Castilla-La Mancha «entre las regiones más seguras de España».