En el acto en la Biblioteca participaron tres de los seis hijos del recordado periodista y su nieto José Florencio Moreno
En el acto en la Biblioteca participaron tres de los seis hijos del recordado periodista y su nieto José Florencio Moreno - L. REVENGA

Luis Moreno Nieto, qué más quisiera Google

El ciclo «Personajes toledanos. Siglo XX» ensalza la figura del que fue, para ABC, el corresponsal de guerra más joven de España. Dotado de extraordinarias cualidades para el periodismo, fue maestro para muchos y su espíritu sigue vivo

ToledoActualizado:

El gran periodista que fue Luis Moreno Nieto (1917-2005) —que es, porque su espíritu aún vaga por las redacciones toledanas, pese a todo— solo tuvo miedo una vez en su vida, y no fue como corresponsal de guerra, oficio que emprendió con 19 años al inicio de la Guerra Civil para el diario ABC, sino cuando un grupo de milicianos lo detuvo junto a su hermano seminarista y estuvo preso en la cárcel que por aquel entonces estaba en la Diputación de Toledo. Miedo, sí, porque aunque sobrevivió a aquel trance, lo mismo podría haber sido fusilado en la inquietante confusión que generan todas las guerras.

Que se lo digan si no a Miguel, hijo del entonces coronel Moscardó, preso junto a don Luis por aquellos días antes de su sentencia de muerte, y cuyo diálogo con su famoso padre desde el Alcázar es conocido de todos, aunque alguno niegue su veracidad, como el historiador Paul Preston. Yo confío en el periodista toledano, testigo directo de lo que ocurrió. Y confío porque don Luis no mentía. Era un hombre recto, amable, optimista, educado, sencillo, tolerante y respetuoso, cualidades que imprimía en todos sus artículos y que tanto en falta se echan en el periodismo actual. ¿Cómo no creer a don Luis Moreno Nieto? Este «alevín de periodista», como siempre se autodefinió, estaba marcado con el sello de la credibilidad porque nunca escribía o hablaba de lo que no sabía. Y eso, en definitiva, es el periodismo. Sus 10.000 artículos periodísticos lo atestiguan.

Así lo ha recordado este martes Pilar Moreno Santiago, la menor de sus seis hijos, que ha intervenido en el ciclo de conferencias que organiza la Biblioteca de Castilla-La Mancha «Personajes toledanos. Siglo XX», bajo el título «Luis Moreno Nieto y sus libros», una interesante conferencia que ha abarrotado el salón de actos, donde el calor no solo irradiaba de la excesiva calefacción.

Hombre de gran fe religiosa, Moreno Nieto fue también docente, y en este ámbito creó el Servicio de Maestros Rurales Motorizados de la provincia de Toledo, enel que participaron cincuenta maestros nacionales. A bordo de sus motocicletas y cargados de libros, viajaron a 140 pueblos de la provincia para llevar el saber a los niños de escasos recursos económicos. A lo largo de su vida, el periodista escribió 79 libros sobre Toledo, porque esta ciudad fue su «otra» amante, con la que le fue «infiel» a su esposa Rosario. Uno de sus «bestsellers» fue «Diccionario enciclopédico de Toledo y su provincia», que tanto se consulta aún hoy en día.

Uno de los aspectos más curiosos de la conferencia ha sido el que abordó el método de trabajo del periodista. Su hija ha dicho que don Luis fue «predecesor de Google». En aquellos tiempos, Google o Wikipedia eran pura entelequia, pero qué más quisieran estas plataformas sociales de las que ahora parece que nadie pudiera prescindir que asemejarse mínimamente en algo al extraordinario archivo «manual» de Moreno Nieto, donde todo estaba clasificado, relacionado y sabiamente explicado en fichas, sobres y referencias bibliográficas.

La mentira no es noticia

«A mis compañeros, los periodistas toledanos de ayer y de hoy, entregados día a día a la agridulce tarea de decir lo que acontece sin que la pasión empañe su pluma, conscientes de que la mentira o la verdad deformada nunca son noticia». Así reza la dedicatoria de uno de sus libros a sus colegas de profesión. Haríamos bien en tomar nota.