Vehículo conducido por el detenido
Vehículo conducido por el detenido - @SplToledo

Detenido un conductor tras una persecución policial por calles de Toledo y la A-42

El individuo circulaba con un coche robado en Denia y placas de matrícula cambiadas

ToledoActualizado:

Un hombre al volante de un automóvil fue detenido anoche dos horas más tarde de emprender una huida por la A-42 (autovía Toledo-Madrid) tras una persecución policial que se inició en el casco viejo de la capital de Castilla-La Mancha a última hora de la tarde. El arrestado es un lituano de unos 30 años con antecedentes policiales.

Poco antes de las once de la noche fue localizado borracho dentro del vehículo, un Volkswagen Touareg, en la vecina localidad de Bargas, a unos diez kilómetros de Toledo. El vehículo había sido robado en Denia (Alicante) el pasado viernes y llevaba placas de matrícula cambiadas, según fuentes del Ayuntamiento de Toledo. Los servicios sanitarios traladados en una ambulancia atendieron al conductor dado su estado de embriaguez.

Una llamada telefónica de algún ciudadano a las 20.37 alertó al servicio de emergencias 112 para contar que un conductor estaba realizando maniobras extrañas en las inmediaciones de las Carreras de San Sebastián, en la zona de La Cornisa, dentro del casco viejo de Toledo. La Policía Local se encontró en la calle Incurnia con el individuo, que maniobró marcha atrás hasta chocar su vehículo con parte de una muralla en la plaza del Diamantista, junto al cauce del río Tajo, según algunas fuentes. Otras indicaron que la colisión fue contra la conocida como Torre del Hierro. En cualquier caso, logró abrirse paso y huir finalmente por las Carreras de San Sebastián en dirección a Madrid por la A-42.

La Policía Local y la Policía Nacional activaron entonces la operación jaula. El conductor, de unos 30 años, embistió a varios vehículos en su temeraria fuga. Incluso algún agente tuvo que lanzarse al suelo para evitar ser atropellado, según indicó a ABC el concejal de Seguridad del Ayuntamiento de Toledo, Juan José Pérez del Pino.

La persecución de los vehículos policiales se prolongó unos veinte kilómetros, hasta el término de Cabañas de la Sagra, donde los agentes perdieron la estela del vehículo que conducía el sospechoso, según esa misma fuente. Sin embargo, el conductor fue localizado y detenido después en una población más cercana, Bargas, en un estado etílico lamentable.